Un concierto espectacular o, sencillamente, D´Primera

Escrito por Sandy Carbonell Ramos
Publicado el

Mi reloj marcaba 15 minutos después de la medianoche. Había un hombre, evidentemente latino, cantando en una esquina de Oslo. Del otro lado de la calle, había cuatro mujeres noruegas, que hablaban español y evidentemente tenían interés por la salsa. Él cantaba "La Peligrosa". Ellas lo premiaban con aplausos y besos a unos metros de distancia, y le hacían la señal de <<¡adiós!>> o <<¡ha det bra!>>, porque la noche había sido larga y placentera.

Ellos, como yo, sentían el bienestar de compartir la emotiva experiencia social del concierto que el pasado miércoles 22 de mayo, ofreció en el Rockefeller, Alexander Abreu y su Havana D´Primera, una orquesta que desde su formación en 2008 ha dado una bocanada de aire fresco, elegante y renovador a la timba, género de la música popular bailable cubana que en los ´90 fue exaltado por unos, difamado por otros y reivindicado por el tiempo.

Lo que presenciaba, era digno de grabar, como lo hice, respuesta común en estos tiempos de redes sociales. Lo que presenciaba, eran los efectos de lo que fue un concierto espectacular, a juicio de los que ya conocían a Abreu y su alineación y de los que lo veían en vivo por primera vez, pese que esta presentación fue un regreso a Noruega y no un descubrimiento, por parte de los músicos.

En la misma sintonía opinaba el líder de Havana D´Primera, el cual al término del show de 2 horas se mostró satisfecho y agradecido por lo ocurrido y calificó al público de increíble, por la repsuesta y la acogida a su propuesta. En declaraciones a la fotógrafa Tovita Bråthen Razzi, el propio Abreu también señaló que fue un "concierto espectacular" y que "el público merece que se repita". Comentó además que "la salsa -la música cubana- está tomando un aire bien bonito por Noruega, en Oslo especialmente", hecho que forma parte del boom de la música latina en Europa.

Mientras esperamos, como Alexander, que esta visita "se repita una y otra y otra y otra y otra vez…", prefiero –porque recordar es volver a vivir- hacer la crónica de esa noche.

Cuando mi reloj marcaba las 9:45 p.m., 15 minutos más tarde de lo anunciado, en el Rockefeller, comenzó a sonar la música de Havana D´Primera y los ánimos de los bailadores se avivaron. Era el sencillo "#Dprimera", que a modo de introducción encabeza el más reciente álbum Cantor del Pueblo (2018), nominado a los Grammy Latinos.

"Llegué para decirte, que eres todo lo que tengo. Llegué para decirte como soy, y de dónde vengo. Llegué porque me quieres, llegué porque te quiero. Llegué por tu sonrisa, que es la que me hará crecer. ¡Cuba!", cantaba Alexander Abreu justo antes de aparecer en el escenario y ante un público que abarrotó la sala.

Sus primeras palabras fueron de agradecimientos y alegría por estar en la capital noruega. Aseguró que la íbamos a pasar muy bien y advirtió, como si no supiéramos de lo que iba aquello, que " música cubana es lo que hay". La ovación fue inmediata.

"Es un disco con canciones muy lindas", expresó sobre el álbum que promueven a propósito de la celebración de los 10 años de la orquesta y que les valiera el lauro de Música Popular Bailable/Voces en la Feria Internacional Cubadisco 2018.

Hechas las presentaciones, confesó que la siguiente canción, "Manantiales", era una de las que más le gustaba de Cantor del Pueblo. Fue así, coreando: "Ella me lleva, al Paraíso. ¡Ay!, como me gustó esa cosita que me hizo", que nos abandonamos al desenfreno de una noche placentera.

Al escucharse otra de las nuevas creaciones, los asistentes reconocieron el rico son montuno de "Mujeriego" y, sin dudas, más familiares parecieron los infalibles temas "Pasaporte" y "Se te olvidó quién soy yo", de la placa Pasaporte de 2012. Precisamente, fue con el tema homónimo de este álbum que los compatriotas de Havana D´Primera alzaron lo más alto posible su bandera cubana, entre una multitud de nacionalidades, latinos y noruegos amantes de la salsa.

De momento, Alexander Abreu reclamó la presencia de una vieja amiga: su trompeta, instrumento con el que formara parte de otras populares agrupaciones cubanas de alto nivel, en su paso hasta conformar su propia banda. Quedaron solo seis músicos en el escenario y el hombre de la noche se lució como instrumentista. Aquello sonaba a una rica descarga de jazz afrocubano o un legendario conjunto de música tradicional influenciado de jazz latino. La relación entre trompeta, teclado, contrabajo y percusión era perfecta. Asimismo, el público entró en juego, reproduciendo cada melodía que regaló el trompetista, hasta entonces cantante, como una prueba amena de oído musical.

No pude dejar de pensar en El Ciego Maravilloso de Cuba, el gran Arsenio Rodríguez y su clásico "Mami, me gustó", cuando la trompeta tarareaba: "Esa cosa que me hiciste, mami, me gustó". Llegaba el concierto a su mitad, a un clímax.

Entonces, sin dejarnos respirar, sin permitir recuperar fuerzas, arremetieron y jugaron la carta de la nostalgia con "¡Qué sorpresa!", un éxito de Los Van Van que Havana D´Primera asumió en el pasado reciente con una respetuosa, pero innovadora y personal versión.

Terminado el homenaje a la obra del maestro Juan Formell, Alexander Abreu preguntó qué canciones queríamos escuchar. Gritamos de todo. Entre lo más demandado: "Me dicen Cuba" y "La Peligrosa".

Pero él, se complació con otra de sus favoritas del disco nuevo e interpretó "Cantor del Pueblo", que también fue del agrado nuestro. Y como estaban de aniversario, tenían que ir a los inicios, con el tema "Historia Verdadera", de aquel primer disco Haciendo Historia (2011), que luego presentaron en un exitoso DVD en el 2016, aprovechando la madurez y el reconocimiento internacional de la agrupación.

Volviendo a lo reciente, el saxofonista del grupo dominó la escena para protagonizar uno de los momentos más bellos del concierto e introduce el tema "Tres Días". Cuando escuchamos lo que vino a continuación, sentimos que era un final que dejaba unos cuantos pendientes. El grupo ejecutaba Conga pa´ cerrar, del fonograma La vuelta al mundo (2015), con el cual ganaron el Gran Premio de la Feria Cubadisco de ese año.

Agradecimientos, aplausos y reclamos de más. Era de esperar. Nadie en la pista quería abandonar el placer de la música cubana.

Al regresar a la escena, Alexander Abreu y Havana D´Primera cerraron un concierto espectacular con lo que todos esperan: el popular "Me dicen Cuba", que dedicó a todos los presentes, en especial a los cubanos que allí estábamos.

Fotos: Tovita Bråthen Razzi.