La policía noruega califica de intento de ataque terrorista un tiroteo en una mezquita de Oslo

Publicado el

La policía noruega ha comunicado este domingo que ha pasado a considerar el tiroteo ocurrido este sábado en una mezquita de Bærum —a las afueras de Oslo—, en el que resultó herido leve el autor de los disparos, como un episodio de terrorismo. "Estamos ante un intento de ataque terrorista. La investigación ha mostrado que [el agresor] tiene ideas de extrema derecha. Ha expresado su apoyo a Quisling [líder del régimen colaboracionista nazi en Noruega en la Segunda Guerra Mundial] y opiniones contra los inmigrantes", ha explicado en una rueda de prensa el inspector de policía Rune Skjold.

Skjold ha aclarado que los cargos contra el arrestado son por intento de homicidio y homicidio, este último por la muerte de su compañera de piso, que es su hermana y tenía 17 años. Su cadáver fue encontrado por los agentes horas después del tiroteo en el centro islámico Al Noor, en donde el atacante abrió fuego tras irrumpir con varias armas. Allí fue reducido por varios hombres que avisaron a las autoridades. La policía está en contacto con los servicios de inteligencia y puede añadir el cargo de terrorismo, ha matizado Skjold.

El agresor, un ciudadano noruego de unos 20 años y vecino de Bærum, se ha negado a declarar, aunque será sometido a un nuevo interrogatorio a lo largo del día y se espera que mañana sea llevado ante un juez para pedir su ingreso en prisión preventiva. Durante el tiroteo hubo varios disparos y se encontraron dos armas en la mezquita, según ha confirmado este domingo la policía, que ha descartado que haya más personas involucradas y ha dicho que conocía al detenido con anterioridad, pero no ha explicado por qué.

Según ha publicado el periódico Dagbladet, el detenido publicó horas antes del tiroteo mensajes en las redes sociales en los que invitaba a la guerra de razas y elogiaba al autor de los ataques de hace unos meses contra dos mezquitas en Christchurch (Nueva Zelanda), en los que murieron medio centenar de personas. Este también también escribió antes del atentado un manifiesto lleno de odio en el que explicaba estar influenciado por ideólogos de extrema derecha, entre ellos el neonazi noruego Anders Behring Breivik, que el 22 de julio de 2011 cometió el mayor atentado en la historia reciente de Noruega al hacer estallar primero una furgoneta bomba que causó ocho muertos en el complejo gubernamental de Oslo y perpetrar después una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas en la que murieron 69 personas.

Ver noticia completa en

El País