Fallece Sra. Bente Østerud, directora del Centro Hispano-Noruego

Publicado el

Con motivo del fallecimiento, el martes 24 del presente, de la Sra. Bente Østerud, quien fuera durante los últimos años Directora del Centro Hispano-Noruego, nuestra emisora envía su más sentido pésame a la familia, socios y amigos de dicha institucion cultural.

La Sra. Østerud perdió la batalla que libraba tenazmente contra un cáncer maligno que la aquejaba y que en los últimos meses aceleró sus ataques, con las consecuencias fatales que le quitaron la vida.

Bente Østerud desarrolló una labor difusora de las artes en sus distintas expresiones con una tenacidad, disciplina y compromiso que dejan una enorme pérdida para todos quienes nos beneficiamos de su inmenso quehacer. Los socios noruegos, latinoamericanos y de otras nacionalidades que supieron de sus desvelos han perdido una voluntad inconmesurable de servicio a la comunidad y su ausencia física no la allejará sin embargo de las mentes y los corazones de quienes tuvieron el privilegio de trabajar con ella o de asistir a los encuentros con distintas expresiones de la cultura, que ella organizaba con un entusiasmo, seriedad y nobleza inolvidables.

A nuestra querida amiga Bente, Q.E.P.D., le interesaba todo lo concerniente a la cultuta. Por los locales del Centro Hispano-Noruego desfilaban Embajadores ofreciendo charlas y conferencias, escritores presentando sus obras, poetas ofreciendo hermosos versos, cantantes, músicos, grupos de baile de distintos países. Y siempre con la Presidenta del Centro, Bente Østerud, alegre, vital, irreemplazable.

Te recordaremos siempre, querida Bente Østerud, con enorme respeto y tu quehacer y figura seguirá latente en todos nosotros como ejemplo de bondad y de entrega en beneficio de la comunidad.

Descansa en paz, querida amiga Bente Østerud.

Hans Dahle

Director

Radio Latin-Amerika de Oslo

LO FATAL (poema de Rubén Darío)

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

y más la piedra dura, porque ésta ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

y el temor de haber sido y un futuro terror...

Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,

y la carne que tienta con sus frescos racimos

y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,

ni de dónde venimos...!