Está claro que no hemos alcanzado a un sector de la población: Raymond Johansen, líder del Consejo municipal

Publicado el

En Oslo, la infección del coronavirus se propaga al este de la ciudad. El lider del consejo municipal de la capital, Raymond Johansen, (Ap), admite que la información tardó demasiado en llegar a la población inmigrante.

"En marzo notamos un aumento particular de contagios en el distrito de Gamle Oslo, especialmente en la población de origen somalí", declaró Raymond Johansen al periódico VG.

En Oslo viven casi 700.000 personas. Sólo los distritos de Grünerløkka, St. Hanshaugen y Gamle Oslo albergan a 215.000 habitantes.

"Cuando hablamos de salir a caminar por la ciudad es natural pensar que vamos a encontrarnos con otros que salieron. Luego, hay muchos que viven en condiciones de hacinamiento. Hay también muchas tiendas pequeñas y tenemos 200 nacionalidades diferentes en la ciudad", señala Johansen.

El martes recién pasado, VG escribió que Stovner es el distrito con mayor contagio; un distrito con un alto número de habitantes inmigrantes.

Sin alcance a toda la población

Tore W. Steen, el médico director de prevención de epidemias, informó a VG que el municipio trabaja continuamente para alcanzar a la población difundiendo información en diferentes idiomas.

Entre otras cosas, se difunde información sobre prevención de contagio, con grupos de madres que capacitan a mujeres de minorías inmigrantes en los distritos. También se brinda información a través de profesionales de la salud que son multilingues y se difunde información en distintos idiomas a través de facebook y whatsapp.

Sin embargo, Johansen admite que la información probablemente haya llegado tarde a algunos grupos, o que no haya sido lo suficientemente dirigida a grupos específicos, cuando las medidas fueron adoptadas el 12 de marzo.

"Una cosa es decir que hemos proporcionado suficiente información, pero no es suficiente en sí misma para evluar si hemos hecho un buen trabajo. Èllo se debe basar en si el mensaje ha sido recibido y comprendido, y en cómo se desarrolla el contagio". "Es evidente que no hemos alcanzado totalmente nuestro propósito cuando vemos que el aumento de contagios se registra tanto en areas como en grupos específicos de inmigrantes", revela Johansen.

Raymond Johansen de visita en la clínica "Legavakta" de Oslo. Foto: Facebook.

Tres medidas

Tres medidas en particular serán decisivas para los habitantes de Oslo en el futuro, cuenta Johansen:

- Pruebas generalizadas (test)

- Identificación de focos infecciosos

- Aislamiento

A la pregunta de si los habitantes de Oslo deben estar preparados para vivir bajo medidas preventivas durante más tiempo que el resto del país, Johansen responde que las cosas parecen ir en esa dirección.

"Creo que debemos estar preparados del mismo modo que lo deben estar otras ciudades en el mundo, pues es donde - de todas formas - el peligro de infección es mayor".

Estándar para el tamaño de vivienda

En un estudio chino de finales de febrero, los investigadores concluyeron que entre el 75 al 80% de todas las propagaciones de infección ocurrieron dentro de las familias.

Entre las directrices que la municipalidad desea implementar están las de estándares concretos relacionados a lo que significa vivir estrechamente, de tal manera que la municipalidad pueda ayudar a familias que requieran de medidas de aislamiento de algún miembro de ellas.

"Debemos estar preparados y contar con capacidad para aislamientos. Tenemos un acuerdo con una cadena hotelera y contamos con un hotel propio en Oslo con capacidad para 300 personas. Mas el aislamiento voluntario en los hogares partía de la base de que las familias tenían espacio suficiente".

¿La estandarización de lo que es un hacinamiento habitacional crearía otras expectativas?

"Yo creo que es justo decir que uno no ha pensado en todas las eventualidades relacionadas con esto. Lo más importante ahora es detener la infección y la propagación, y volver a una situación de normalidad".

Johansen reconoce que puede resultar difícil aislar miembros de una familia si , por ejemplo, la madre y/o el padre están contagiados.

"O si la madre o el padre están contagiados y son personas mayores, dependientes de su familia, con poco conocimiento del noruego, entonces es sumamente difícil para ellos estar aislados en una habitación de hotel".

La Comuna de Oslo ha lanzado una campaña informativa en varios idiomas para prevenir la pandemia del coronavirus. Este afiche dice "Debemos de proteger del contagio a los ancianos y enfermos".

Un mes inusual

Johansen enfantiza que el cierre tiene consecuencias importantes, no sólo para la economía.

"Mi mayor tristeza es que tenemos muchas personas mayores en hogares de ancianos que se encuentran en la última fase de sus vidas. Es una situación difícil en sí misma y ahora para los familiares que no pueden estar junto a ellos. No saber cuándo podrás saludar a mamá o a papá nuevamente o que probablemente no te puedas despedir de ellos, es triste", manifiesta Johansen.

¿Cómo será este año 2020 en Oslo?

"Ya hemos dejado atrás un mes inusual. Debemos imaginar que, durante mucho tiempo, Oslo será más tranquila, especialmente en el centro. A cambio habrá más personas paseando en el bosque".

Menos que esperar

La prohibición de uso de cabañas, lo que ocurra cuando escuelas y jardines infantiles abran sus puertas – con más padres yendo al trabajo – y si en consecuencia el nivel de contagio estalla nuevamente, influiría en qué tan estrictas serían las medidas en un futuro?

"Habrá menos partidos de fútbol y festivales. El 17 de mayo no será como de costumbre. Hay menos cosas que esperar; cosas que le han dado sentido a la vida. Luego, hay que encontrar nuevas formas de estar juntos y nuevas formas de disfrutar, declara el lider del consejo municipal".

"Desearía poder responder con exactitud sobre cuándo podrás salir a tomarte tu primera cerveza, ir a un partido de fútbol, al trabajo, coger un bus lleno de gente, caminar cerca de otras personas en las calles, dar un abrazo a tu abuela, invitar a tus amigos a cenar, beber vino y bailar nuevamente, pero la vida se ha vuelto lo que es y la gente lo comprende, reconoce Johansen.

Con información del periodico VG.

(Traducción libre: Yanina Lopez)