Noruega: Condenan a 20 años de prisión a un padre que asesinó a su hijo adoptivo de 15 años

Publicado el

Oscar André Ocampo, de 15 años murió en el hospital de Ullevål en Oslo el 4 de noviembre del año pasado, tras haber sufrido una feroz agresión ocasionada por su padre quien lo extraguló, causándole lesiones graves que lo dejaron en un estado crítico de salud. El violento hecho ocurrió el pasado 9 de octubre. Oscar André llegó a Noruega al ser adoptado de Colombia cuando era un bebé. El juicio por el crímen del adolescente, que ha conmovido al país se desarrolló la semana pasada, durante tres días en el Tribunal de Distrito de la ciudad de Gjøvik.

Hans Olav Overn de 45 años de edad, ha sido sentenciado a 20 años de prisión por el asesinato de su hijo Oscar André en la localidad de Kapp, Toten. El padre no ha apelado el veredicto.

Hans Olav Overn se declaró culpable del asesinato de su hijo Oscar André Ocampo Overn de 15 años antes de que se diera inicio al proceso judicial en su contra en la corte del distrito de Gjøvik, la semana pasada.

Asimismo, se le acusa de abusar sexualmente de su hijo y de evitar que su madre detuviera el asesinato.

El pasado jueves se dictó la sentencia. Overn fue condenado a 20 años de prisión.

El abohgado Håvard Fremstad, defensor de Overn, ha señalado al diario Dagbladet que el condenado no ha apelado al veredicto.

“El hecho de que haya contribuido a resolver el caso debería ayudar a reducir la sentencia”, declaró Fremstad.

Fremstad dijo también que 20 años ya es una sentencia muy severa.

La madre de la víctima cree que el veredicto es justo, ha declarado la abogada asistente Inger Marie Støen al periodico Oppland Arbeiderblad.

Støen señala que hay tres cosas que en especial afectan a la madre cuando lee el veredicto.

“Una es que su ex conviviente cree que a ella le irá mejor sin Oscar en la vida. La segunda es que no lamenta haber matado a su hijo. La tercera es que ella sabe que su hijo tenía miedo de morir el último tiempo de su vida", revela Støen.

El fiscal Thorbjørn Klundseter declaró al periodico Dagbladet que la fiscalía pasará las próximas semanas decidiendo si presentará o no una apelación.

"El asesinato es una consecuencia directa de los delitos sexuales que han sido descubiertos", señala el veredicto.

El padre incluso llamó a la policía el 9 de octubre que llegó al lugar y constataron "un incidente de violencia grave". Encontraron a un niño que no mostraba signos de vida.

Aproximadamente un mes después, el 4 de noviembre, Oscar murió en el hospital de Ullevål de Oslo.

El informe de la autopsia indicó que el joven de 15 años fue extrangulado y falleció por una deficiencia de oxígeno.

Solicitan la pena máxima

El Fiscal General Thorbjørn Klundseter que lleva el caso, se refirió al asesinato como una ejecución.

"Esto se trata principalmente de cómo la corte debe medir el castigo de un padre que ejecutó a uno de sus hijos", dijo Klundseter durante el juicio.

Klundseter estima que el padre de 45 años debería ser sentenciado a 21 años de prisión solo por el asesinato, antes de tomar en cuenta los otros cargos.

El padre ha sido condenado, pero se le ha impuesto una reducción de la pena por haber confesado el crímen. También ha recibido una reducción de 210 días, que ya había cumplido en cárcel.

Reconoció culpabilidad

Se reservaron cuatro días para el juicio en el Tribunal del Distrito de Gjøvik.

El primer día, el fiscal reprodujo la grabación de la conversación de cuando el padre llamó a la policía.

"Hay un niño muerto en casa. Llamo para denunciarme", dijo el padre de 45 años.

Reconoció que había planeado matar a su hijo que en ese momento todavía se encontraba con vida, pero gravemente herido.

"Fue premeditado, no hay duda al respecto", admitió el padre.

El juicio se inició cuando el hombre de 45 años dijo claramente "sí" al admitir el asesinato y haber encerrado a su esposa en una habitación el día del crímen.

Con respecto al tema del abuso, admitió un castigo parcial. Sin embargo, admitió cargos penales por relaciones sexuales con un niño de entre 14 y 16 años.

Según información del diario VG, Oscar André le contó a su madre sobre los abusos poco antes de que su padre lo agrediera brutalmente, dejándolo en estado de gravedad.

(Por Radio Latin-Amerika. Con información de VG, Dagbladet, NRK, Totens Blad y Oppland Arbeiderblad)