Gobierno quiere elevar exigencias en materia de dominio oral del idioma noruego para que extranjeros obtengan la ciudadanía

Publicado el

El pasado 2 de mayo, el diario Utrop publica información que proporciona la ministra de Educación del país acerca del proyecto de Ley enviado al parlamento con nuevas exigencias idiomáticas a los extranjeros que soliciten ciudadanía noruega.

La propuesta forma parte del proyecto de ley para obención de ciudadanía enviado al parlamento (Storting). En ella, la ministra propone elevar los requisitos de manejo oral del idioma noruego a aquellos que soliciten la ciudadanía noruega.

Actualemente la ley exige dominio de la lengua a nivel A2 que es el nivel básico. En el nuevo proyecto de ley el gobierno propone que se eleve a B1. (Veáse Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas: MCER o CEFR en inglés).

El proyecto contempla la posibilidad de excepciones si la persona no logra el nivel B1 del idioma debido a dificultades personales especiales o por problemas de salud, dice la ministra Melby. Después de siete años en Noruega, que es el requisito de hoy, la mayoría de las personas deberían manejar el idioma lo suficientemente bien, agrega.

Por otra parte, las reglas de enseñanza del idioma permiten adaptar los programas de aprendizaje individualmente, el examen se puede rendir nuevamente si no se han obtenido los resultados y además se considera la exención por motivos justificables. Esto significa que la mayoría de las personas podrán obtener la ciudadanía noruega cuando hayan cumplido el requisito de residencia de siete años como lo exige la Ley de Ciudadanía, según el ministerio.

El idioma es la clave para la integración

Manejar el idioma a nivel B1 permite expresarse de manera fluida y coherente en temas familiares que, a menudo, tienen relación con el trabajo, la escuela y el ocio. También se debe estar equipado para hacer frente a situaciones imprevistas o problemas que surjan. Poder hablar y entender el noruego lo suficientemente bien es un requisito previo para participar en la vida laboral y social. Hay una creciente demanda de conocimiento del idioma en el mundo laboral, dice Melby.

Guri Melby agrega que si su lengua materna no es el noruego o sami, la persona debe documentar que habla y comprende el idioma a nivel B1 para poder trabajar como asistente de jardín de infantes. En el municipio de Oslo son aún mayores las exigencias para trabajar en un puesto permanente en un jardín de infantes o como ayudante en una escuela (entre los niveles B1 y B2).

Proponemos elevar los requisitos de manejo del idioma para evitar la exclusión y facilitar que más personas participen en la sociedad noruega, dice la ministra y enfatiza que manejar el idioma es importante para acceder a un trabajo, asegurarse buenas condiciones laborales, empleo estable y movilidad en el mercado laboral. Hablar el idioma es importante también para participar en otras áreas de la sociedad, incluido el seguimiento a la educación de los niños, participar en actividades recreativas y comprender e influir en la sociedad en la que vivimos.

Requisitos similares en otros países

Noruega no es el único país que está aumentando los requisitos de manejo de la lengua del país donde se reside a la hora de solicitar la ciudadanía; no es comparativamente mayor a lo que exigen otros países. En Dinamarca, por ejemplo, se exige nivel B2, y en Finlandia nivel B1, tanto oral como escrito.

La ministra agrega que cuando se incrementan los requisitos, se deben incrementar también las exigencias a la oferta brindada, por ejemplo, en lo que compete al Programa de Introducción. Se trata entonces de la Ley de Integración y destaca que el gobierno estaría haciendo un trabajo importante en este campo.

Veáse también: Endringer i statsborgerloven (krav om ferdigheter i norsk muntlig)

Con información del diario Utrop.

Para Radio Latin-Amerika, Yanina López.