El mayor fondo soberano de riqueza del mundo se enfrenta a retroceso sin precedentes

Publicado el

El Gobierno noruego pretende retirar 419.600 millones de coronas (casi 38.000 millones de euros) del fondo petrolero estatal en los presupuestos de 2020, un 72 % más que el año pasado, para compensar los efectos de la crisis del COVID-19 en la economía del país. La medida obligará al mayor inversionista soberano del mundo a embarcarse en una venta histórica de activos para generar efectivo.

Se trata de una retirada de efectivo sin precedentes y multiplica por cuatro el anterior récord de reembolsos que marcó el fondo noruego en 2016, según informa Bloomberg.

De este modo, el Estado noruego tratará de hace frente a la dura recesión económica que se cierne sobre el país, especialmente tras el colapso del petróleo en los mercados mundiales, que llegó a cotizar en negativo.

Desplome de la demanda de crudo

El brote de la Covid-19 forzó el cierre de las economías mundiales y dejó en tierra a las aerolíneas, provocando un desplome de la demanda mundial de crudo. Todo un varapalo para el mayor exportador de petróleo de Europa Occidental.

El fondo gestiona activos por más de un billón de dólares, lo que generó el año pasado unos flujos de caja por dividendos e intereses de 23.700 millones de dólares.

Los gestores no ofrecieron para este año una guía de ingresos, pero si advirtieron de que serán menores de lo esperado, dado el recorte de dividendos anunciados por muchas de las compañías que tienen en cartera.

Cartera de bonos

En este contexto, la venta de activos y los reembolsos son inevitables. Es probable que afecte más a la cartera de bonos, por la razón de que las tenencias de acciones cayeron por debajo del 70% que el fondo tiene como objetivo.

Los ingresos del petróleo son claves para Noruega, que cubre con ellos sus déficits presupuestarios.

Hasta 2016, el Estado compensaba los números rojos con ingresos directos del crudo, como impuestos o participaciones en campos de extracción. De hecho, el dinero llegaba para hacer aportaciones al fondo.

Pero a partir de 2016, y también en 2017, coincidiendo con el desplome del crudo, estos ingresos se tradujeron en reembolsos, aunque el patrimonio del fondo no se veía afectado, ya que el flujo de caja generado compensaba las salidas.

Equilibrar los presupuestos

Ahora, por primera vez, los 23.700 millones de dólares generados por el fondo no serán suficientes y el estado noruego se verá forzado a ordenar los reembolsos.

El problema es que el Estado noruego planea gastar unos 41.000 millones de dólares en medidas de apoyo para estimular la economía y mitigar el impacto de la pandemia.

El hundimiento de los precios del crudo lo complica todo, pues el Estado prevé recaudar alrededor de 9.500 millones de dólares con el petróleo, una cantidad insuficiente que obligara a vender activos del fondo.

El Fondo de Pensiones Global del Estado noruego, que coloca los ingresos del gas y del petróleo noruegos en el extranjero, tenía a 31 de marzo pasado un valor de 9,99 billones de coronas (860.000 millones de euros). En el primer trimestre del año, el fondo perdió 1,35 billones de coronas noruegas (116.000 millones de euros), según el balance presentado a finales de abril.

Gran inversor

El fondo noruego es uno de los grandes inversores en los mercados financieros mundiales. Y también de la bolsa española, donde invierte en decenas de cotizadas y controla más de 8.000 millones de euros.

Así, tiene en cartera el 5% de Técnicas Reunidas, el 4% de Viscofán, el 3,41% de Iberdrola, el 3,4% de Unicaja, el 3,3% de Global Dominion, el 2,65% del BBVA, el 2,58% del Santander o el 2% de Telefónica, entre otras participaciones.