Más y más niñas menores de edad solicitan asilo en Noruega

Escrito por Yanina López
Publicado el

Según un reciente estudio de Nordens Velferdssenter, se registra un aumento del 8% en 2009 al 33% de casos el 2018. Un informe sobre salud mental y bienestar de menores no acompañados, realizado por Nordens velferdssenter, identifica varios aspectos relativos a la salud de estos menores en los países nórdicos. Este estudio se ha enfocado en los problemas de salud mental más que en los de salud física, ya que el primero presentaría, usualmente, mayores desafíos para una integración exitosa y para el trabajo que efectúan los servicios sociales y de salud en estos países.

Según el informe, las encuestas sobre salud escolar que abarca amplios aspectos de salud mental y bienestar y que, a su vez, separa a los menores no acompañados de otros niños inmigrantes, pueden proporcionar información valiosa sobre la salud de este grupo.

En una entrevista realizada por Utrop, Nina Rehn-Mendoza, encargada del departamento sueco de Nordens Velferdssenter, señala que pese a que las niñas menores de edad que solicitan refugio representan el 40 % del total de menores en esta situación, no ha habido estudios cualitativos que profundicen en la situación particular de las menores. Quizás porque han sido minoría y la atención se ha centrado en los chicos de 17-18 años que, tradicionalmente, han representado el mayor número entre los menores, pero esto puede cambiar ahora, dice.

Rehn-Mendoza agrega que es importante considerar que la imagen que asocia a los solicitantes de asilo menores de edad con varones adolescentes, tiene que ver con que el año 2015, efectivamente, llegaron a Europa muchos refugiados que eran niños y hombres jóvenes. No obstante, a la pregunta de Utrop sobre aportes a un cambio de perspectiva a partir de los nuevos hallazgos, Rehn-Mendoza, expresa que, sin duda, se trata de aportes importantes en materia de investigación y debate. No sólo son más y más niñas menores de edad que solicitan asilo, sino además niños y adolescentes cada vez más pequeños.

Diferentes formas de intervención

Los solicitantes de asilo menores de edad son menores mucho más expuestos a problemas psicológicos que otros niños y jóvenes. Sin embargo hay pocas estrategias evaluadas sobre el tratamiento de la salud mental de este grupo. En los países nórdicos existen diferentes formas de intervención para tratar los problemas psicológicos, pero no hay un modelo de tratamiento general efectivo. Rehn-Mendoza cree que ello tiene mucho que ver con la falta de investigación.

"Necesitamos una investigación de calidad que pueda proporcionar una base para nuevos modelos comunes. A menudo, el tratamiento se realiza en conversaciones individuales con un psicólogo. Muchos también experimentan un enfoque excesivo en la retraumatización y lo ven como poco óptimo. Ven las experiencias de la huída como algo que preferirían olvidar por un período", señala.

Por otra parte, Rehn-Mendoza cree que los estudios realizados fuera de los países nórdicos muestran que otro tipo de tratamientos puede lograr mejores resultados.

"En los países nórdicos, hay poco debate y poca investigación crítica sobre la retraumatización de los refugiados en general, no solo de los menores no acompañados. Otros países ya han investigado y debatido opciones alternativas de tratamiento como grupos de conversación en su propia lengua materna y de ofertas orientadas al arte como la musicoterapia. Aquí estamos un poco más atrás en el desarrollo, por lo que este informe es importante en relación a nuevas ideas", concluye.

Resumen

  • Suecia es el país nórdico con mayor recepción de solicitantes de asilo menores de edad no acompañados.
  • Cada vez son más niñas. En Finlandia, el número aumentó del 27% en 2009 al 40% en 2018, en Suecia del 27% al 37% durante el mismo período, y en Dinamarca del 4% al 13%. Noruega experimentó el mayor aumento, del 8% al 33% en el mismo período.
  • Los menores no acompañados tienen más problemas de salud mental, incluidos problemas de sueño y post-trauma, que los niños que han huido con sus padres.
  • La salud de los menores no acompañados se está investigando cada vez más y como grupo, pero no lo suficiente y no lo suficientemente detallado.

(Con información de Diario Utrop).