El personal de SAS dice que ‘sufre’ el estado del bienestar noruego

Publicado el

Escandinavia es sinónimo de legislación protectora de los derechos laborales. Y en Noruega, un país con toda la riqueza imaginable, mucho más. Aunque probablemente esto no es lo que piense hoy el personal de cabina y de tierra de SAS, que hoy han recibido un mazazo durísimo, según el portal Preferente.

Este martes SAS ha comunicado a su personal en Noruega que tiene dos alternativas: o abandonar la empresa inmediatamente, a cambio de ser recontratados en algún momento en el futuro, o seguir en nómina, pero después serán despedidos definitivamente para siempre.

Nina Pedersen, la jefa del sindicato de personal de cabina, dijo al periódico Dagens Næringsliv que “es un día maldito”. Este es el destino del personal de SAS en Noruega, a los que hay que sumar los despidos en Suecia y en Dinamarca. En Noruega, en concreto, SAS apenas vuela un número muy limitado de rutas interiores.

Inicialmente, SAS había intentado despedir a los 1.300 trabajadores que tiene en Noruega. Pero ahora depende de qué acepten los trabajadores.

Pedersen, en una actitud absolutamente insólita en un sindicalista en otras latitudes, dijo que “es una situación completamente extraordinaria. No hay dinero para nada, más que para lo que tenemos delante.”

El periodo para ejecutar los despidos va desde uno a tres meses, dependiendo de la edad y antigüedad.

Por otro lado, SAS está en conversaciones con el Gobierno de Noruega para un posible retorno al capital de la compañía, que abandonó hace apenas dos o tres años. Los gobiernos de Suecia y Dinamarca siguen en el capital de la compañía aérea.

Los pilotos de largo radio han sido suspendidos, igual que los más jóvenes. Lo más antiguos de los de medio y corto radio han propuesto, por su parte, trabajar sólo entre el 30 y el 50 por ciento de lo que lo hacían antes. En todo caso, desde muchos puntos de vista, la situación de los pilotos es mejor que la de los tripulantes de cabina.