Patricio Eugenio Silva Díaz (Q.E.P.D.) Homenaje a un ser humano excepcional

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

No me basta con decir lo que es habitual: "ante el sensible fallecimiento de"... para referirme a nuestro amigo Patricio Silva, sencillamente porque el Pato era un ser humano excepcional. Me permitiré partir con un recuerdo personal.

Cuando en 1992, en mi calidad de miembro de la directiva del Comité Pro Retorno, fui enviado a Chile por el Ministerio de Relaciones Exteriores Noruego, para investigar la forma en que habían sido utilizados los dineros otorgados por el gobierno para el tratamiento de los retornados de Noruega a Chile, por la Oficina Nacional de Retorno creada en 1990, el apoyo, la solidaridad, la elegante cortesía y especialmente los contactos de Patricio fueron decisivos en la amplitud y la efectividad de nuestro trabajo.

Patricio era funcionario del Ministerio de Educación, encabezado por Ricardo Lagos Escobar bajo el gobierno de Patricio Aylwin Azócar y, sin dejar de cumplir con sus agobiadoras funciones, se dio tiempo para atendernos, acompañarnos en algunas diligencias e incluso para cocinar en su domicilio para nosotros, junto con su compañera de entonces.

En otro viaje posterior a Chile me llevó en su auto al aeropuerto, ya de regreso, y me prestó el dinero para pagar el derecho a loza, escuálidos como andaban por entonces mis bolsillos. Se cumplió allí, como siempre, el adagio de que vale más tener un amigo que plata. Por eso, cuando un amigo se va queda un espacio vacío...

Enérgico, incansable, exigente con los demás y con él mismo, el Pato fue toda su vida un activo militante político y un impulsor esencial de toda forma de cultura. Baste recordar la intensa labor desplegada en el Café Mestizo, que fundó y dirigió desde 2004 y hasta su traslado a Kristiansand en 2017, ciudad en la que naturalmente prosiguió su difusión activa e irreemplazable.

A lo que comenzó siendo un centro de enseñanza de español y noruego, clases impartidas por el propio Patricio y su compañera Cecilie Lønn, se le agregó en 2015, ya establecidos en Pilestredet Park 5, aquí en Oslo, una intensa actividad cultural. Como ellos mismos expresan en la presentación del Café Mestizo "Aquí puede uno encontrar las ricas comidas caseras de Patricio y una gran variedad de actividades culturales. Conciertos, lanzamiento de libros, exposiciones de fotografías o pinturas, celebración de fechas importantes, reuniones grupales de diversa índole, seminarios, teatro, títeres, tardes de lectura de poesía o cuento, reuniones informales en las que tuvo rotundo éxito los "jueves de bohemia" liderados por Fernando Jauregui".

Personalmente, en varias oportunidades tuve la alegría y la ocasión de leer mi propia poesía en el Café Mestizo, cuyo principal pilar era el "enriquecimiento cultural en un ambiente que a todos nos alegra". A esas palabras de dicha presentación agregan ellos (y lo digo en presente porque -hay muertos que no mueren-), que en ese ambiente de diversidad cultural, "podemos regocijarnos los unos con los otros con nuestra música, nuestras comidas, nuestros idiomas, nuestras expresiones culturales, nuestro conocimiento y juntos construir sueños y visiones comunes".

Finalizo con la última estrofa de una bella canción creada por nuestro hermano mexicano Fernando Jauregui (que ha tenido la gentileza de hacerme llegar) titulada Y EXISTE QUIEN, en recuerdo y homenaje a Patricio Silva, QEPD., y que pronto circulará por las venas de todos quienes tuvimos la ocasión de compartir con el Pato.

Porque a donde vayas te secundan pueblos.

Fuiste el arquitecto de grandiosos sueños.

Te admiran los grandes también los pequeños.

Vuela alto Patito, allá nos veremos!