Oslo: 25 intoxicados por monóxido de carbono en una fiesta en un búnker

Publicado el

Siete personas en estado de inconsciencia fueron trasladadas al hospital la noche de este domingo, tras sufrir intoxicaciones con monóxido de carbono mientras participaban en una fiesta en una gruta ubicada en el sector de St. Hanshaugen en Oslo. Según la policía, hasta 200 personas pudieron haber estado en la fiesta.

Se ha confirmado que un total de cinco personas quedaron en estado grave, como resultado de intoxicación por monóxido de carbono, en relación con la fiesta en un búnkers de refugio abandonado. Dos de los pacientes son agentes de la policía que estuvieron expuestos al monóxido de carbono cuando estuvieron ayudando a los participantes de la fiesta a salir de la gruta. Todos están fuera de peligro.

"Lo grave de la intoxicación por monóxido de carbono, es que no se nota, y el paciente puede perder el conocimiento y morir después de un tiempo relativamente corto" señala el encargado de prensa del Hospital Oslo Universitetssykehus, Anders Bayer.

Un grupo considerable de fuerzas policiales, de la salud, además de bomberos se trasladaron al búnkers abandonado en Colletts gate el domingo por la mañana, donde un total de siete personas quedaron inconscientes después de participar en la fiesta "Rave".

La entrada del búnker en Colletts gate fue cerrada por la policia este domingo. Foto Radio Latin-Amerika.

La información que la policia dio a conocer a las 06:00 de la mañana del domingo fue que varios de los asistentes a la fiesta estaban en condición grave y crítica, según informó el jefe de operaciones del distrito policial de Oslo, André Kråkenes.

Las primeras estimaciones señalaban que entre 30 y 80 personas habían estado presente en la fiesta, pero en una actualización en Twitter a las 07.25 de la mañana del domingo, la policía informó que hasta 200 personas pudieron haber visitado la fiesta en en la gruta durante la noche.

Según la policía, los invitados ingresaron ilegalmente al búnker por una puerta, que ha ahora ha sido bloqueado y cerrada.

Kråkenes dio a conocer que una patrulla de la policía se encontró de casualidad la mañana del domingo con varios jóvenes visiblemente agotados en el lugar y luego localizó a los siete intoxicados que tenían que recibir atención médica. Luego se inició la evacuación del búnker y se brindó primeros auxilios para salvar vidas.

De acuerdo a las investigaciones, se sospecha que el envenenamiento fue causado por generadores eléctricos portátiles utilizados para alimentar los equipos de audio, cuyo derrame de gas se añadió a la pobre ventilación del búnker que era utilizado como escenario para la fiesta.

La policia tiene claro que la situación podría haber sido mucho más grave.

"Había mucha gente presente en la fiesta, donde varios admiten que se consumió drogas, anfetamina, cocaína y MDMA - todo mezclado con alcohol. Por lo tanto la situación podría haber resultado mucho más grave" declaró un representante de la policia.

"Aquí no hay vías de escape, estás atrapado en una cueva. Da miedo pensar en lo que podría haber ocurrido".

La policia no hizo caso a los llamados del público que denunciaron la fiesta

La Policía, ha anunciado que realizará una investigación interna de lo sucedido en las horas previas a la intervención de los servicios de emergencia. Ya el sábado por la mañana, la policía había recibido una denuncia de una fiesta ilegal en St. Hanshaugen, que no recibió seguimiento.

Durante toda la tarde y la noche, hubo más llamados a la policia sobre la fiesta, que tampoco fueron tomados en serio, según el diario VG.

(Con información de VG, NRK, Dagbladet)