A 47 años del Golpe en Chile: Ni olvido ni perdón es la consigna

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

Desde el punto de vista estrictamente humano es inexplicable, inaceptable y grosero hasta la náusea que en el Chile de hoy, 11 de septiembre de 2020, a 47 años del golpe de estado, haya quienes celebren la fecha como algo bueno, como una conducta digna del ser humano, con libre albedrío, con inteligencia, con valores morales. Y es repudiable porque lo que celebran es la tortura más abyecta, el asesinato alevoso, la violación más asquerosa, el exterminio masivo.

Pensemos solamente en el sufrimiento de quienes recibieron descargas eléctricas en los testículos, en los oídos, en los senos. En las mujeres violadas por energúmenos humanoides o por perros amaestrados. En aquellas compatriotas a quienes les metieron ratas por la vagina o los cientos de chilenos arrojados al mar desde helicópteros, abiertos a cuchilladas para que no flotaran y con un pedazo de riel amarrado al espinazo, de llapa.

Y casi no podemos creer lo que oímos y lo que vemos. Un grupo no menor gritando vivas a Pinochet, agitando banderas chilenas y celebrando la hazaña realizada durante 17 años, de la que resultaron millones de víctimas. Y es aún más inentendible, porque al día de hoy, tenemos ministros fascistas, cómplices de los crímenes cometidos por la dictadura cívico-militar, defensores de la Colonia Dignidad, amigos y cómplices de Paul Schafer. Y lo hacen frente a la Escuela Militar, el lugar donde se forman los asesinos, los violadores, los torturadores, antes de especializarse en Estados Unidos para cumplir con los planes fraguados desde el imperio en contra del pueblo soberano.

PIÑERA Y LA RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA

En el marco de la conmemoración de un nuevo 11 de septiembre, el Presidente Sebastián Piñera ofreció un discurso desde La Moneda. El Mandatario admitió que hace 47 años atrás Chile "perdió su democracia" refiriéndose al Golpe de Estado de 1973, el cual le puso fin al Gobierno de la Unidad Popular y dio paso a un régimen militar de 17 años.

"Igual como la pérdida de nuestra democracia significó un duro fracaso de toda nuestra sociedad, la forma ejemplar en que recuperamos nuestra democracia, representa un gran triunfo de todo nuestro país", destacó el Mandatario.

Lo cierto es que esa "recuperación de la democracia" se dio con Pinochet como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas hasta el 10 de marzo de 1998, cuando pasó el báculo del mando al general Ricardo Izurieta. Al día siguiente, y para no perder la inmunidad vitalicia que le garantizaba la constitución redactada por el propio régimen en 1980, según la cual los ex presidentes tienen el carácter de senadores vitalicios al terminar su administración, asumió como tal, mientras afuera del edificio del Congreso Nacional cientos manifestaban su rechazo.

La dictadura en Chile comenzó el 11 de septiembre de 1973 cuando las Fuerzas Armadas bombardearon con aviones la Casa de la Gobierno. Duró 17 años marcando profundamente la historia de ese país y también de toda la región. Foto:Archivo.

La recuperación de la democracia se dio con nueve senadores designados de la siguiente forma:

a) cuatro por el Consejo de Seguridad Nacional (cuatro ex comandantes en jefe —uno por cada una de las ramas de las Fuerzas Armadas y Carabineros—),

b) tres por la Corte Suprema (dos ex Ministros de la Corte Suprema que hayan ejercido el cargo por al menos 2 años continuos y un ex Contralor General de la República), y

c) dos por el Presidente de la República (un ex ministro de estado y un exrector de universidad estatal o reconocida por el Estado). Esta institución tuvo existencia constitucional hasta 2006, cuando fue eliminada del texto.

La recuperación de la democracia se dio sin congreso nacional, sin partidos políticos, sin medios de comunicación opositores al régimen, con represión y asesinato de estudiantes, trabajadores y especialmente con persecución, encarcelamiento, tortura y exterminio del pueblo mapuche. Con presidentes y líderes de la derecha fascista luchando por traer al dictador desde Londres y evitar su extradición a España como exigía el Juez Baltazar Garzón.

Presos políticos en el Estadio Nacional de Santiago, septiembre de 1973. Miles de chilenos fueron arrestados y arrojados a los campos de concentración de la junta. Los asesinatos, desapariciones, tortura y el destierro de chilenos indefensos se convirtieron "en el pan de cada día" de la dictadura de Pinochet. Foto: archivo

La recuperación de la democracia se dio con más de cuatrocientos ojos menos, con una corrupción a todo nivel, con un 6 % de aprobación al delincuente Piñera y con un pueblo empoderado que le tiró la cadena a todos los congresistas, que sin embargo se niegan a irse por el alcantarillado e insisten en ser protagonistas de la historia.

Y esa recuperación de la democracia nos tiene ahora frente a un plebiscito que la derecha pinochetista no quiere. Porque no quiere nueva Constitución. Y para no perder sus privilegios está utilizando un lenguaje social. Ahora les preocupan los viejitos y sus pensiones miserables, los niños desnutridos, las mujeres vulneradas. Y se transforman en socialdemócratas. Y dicen apruebo pero votarán rechazo. Y, tal como lo hicieron con la canción Libre de Nino Bravo hoy utilizan a nuestro Víctor y su Derecho de vivir en Paz.

Porqué no utilizan a los Huasos Quincheros o la propia canción nacional, especialmente aquello de la "copia feliz del edén" o la tercera estrofa que comienza con "Vuestros nombres, valientes soldados...?. Se quedaron sin argumentos. Ya no tienen cómo encubrir su felonía. Ahora sólo falta juzgarlos y hacer justicia. Y de nuestra parte no basta con recordar a Salvador Allende, a Pablo Neruda, a Víctor Jara. Tenemos que reivindicarlos a todos. Tenemos que hacer justicia por cada uno/a de las víctimas.

RECUERDAN EN OSLO A LAS VICTIMAS DE LA DICTADURA

Nuestra emisora estuvo presente hoy en el Parque de Birkelunden. Allí, frente a la estatua que recuerda a los patriotas noruegos que perdieron la vida luchando junto a los españoles contra la dictadura franquista, se rindió homenaje a las víctimas del golpe fascista en Chile. Un lugar emblemático para decir no al olvido. A seguir luchando por la verdadera recuperación de la democracia.

Entre los asistentes a la conmemoración en Oslo se encontraban hijos, esposas, nietos y familiares de chilenos que fueron acribillados por la dictadura pinochetista. Foto: Radio Latin-Amerika.

Nuestro Director Hans Dahle ha escrito lo siguiente:

"Un nutrido grupo de chilenos, acompañados de amigos noruegos y de otros países, se congregaron la tarde de este viernes 11 de septiembre en el parque de Birkelunden en Oslo para recordar a los chilenos caídos tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973. Entre los asistentes se encontraban hijos, esposas y familiares de chilenos que fueron acribillados por la dictadura pinochetista.

Oslo, 11 de septiembre 2020. Encuentro solidario en el Parque de Birkelunden. Foto: Radio Latin-Amerika.

Se rindió homenaje al presidente Allende y a las víctimas. Brit Riise, líder de la organización de los trabajadores de Noruega, sección internacional, (Leder for internasjonal utvalg i LO Oslo) se dirigió a los presentes con una emotiva reseña de los sucesos acontecidos el 11 de septiembre de 1973 y la implicación de los Estados Unidos de Norteamérica en el sangriento golpe. Además recalcó la solidaridad de Noruega y de su clase trabajadora con el Pueblo chileno que luchó sin cesar contra la dictadura pinochetista, una solidaridad que se inició el mismo 11 de septiembre de 1973 y sigue vigente hasta nuestros días.

Gunnar Sjetne, miembro del partido SV también recalcó la solidaridad de Noruega con Chile, la ayuda generosa de la LO con los chilenos en tiempos difíciles y se refirió al monolito, Spania Monumentet, lugar del encuentro dedicado a los noruegos patriotas que lucharon contra el fascismo en la España de Franco.

También el chileno Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, jugó un importante rol solidario con los españoles durante la guerra Civil. Neruda salvó la vida de cientos de españoles, recalcaron los oradores.

Hasta siempre Compañero Allende!. Foto: Radio Latin-Amerika

Los organizadores decidieron realizar el acto conmemorativo del 11 de septiembre de este año frente al Spania Monumentet, un lugar simbólico en Oslo, que rinde homenaje a los más de 50 noruegos que dieron su vida luchando contra el fascismo de Franco durante la guerra civil española. Unos 200 brigadistas noruegos partieron a la guerra, 50 de ellos nunca volvieron a casa.

En el monumento, donde flameaban las banderas de Chile y Noruega que se distinguen por los mismos colores, blanco, azul y rojo se depositaron ofrendas florales, además una corona de claveles rojos con una cinta que decía: "Hasta siempre Compañero Allende. Chile 1973 - 2020. De los chilenos en Noruega".

Ver galería de imágenes aquí.

Las opiniones vertidas en este artículo y, en general, en programas de la radio, corresponden a sus autores y no representan necesariamente la opinión de Radio Latin-Amerika.