Una familia noruega lleva un año tratando de desalojar a los okupas de su chalet en Caleta de Vélez en España

Escrito por Eugenio Cabezas
Publicado el

Lisbeth y Jørn Hokholt son dos hermanos noruegos cuyos padres construyeron un chalet en Caleta de Vélez, España a finales de los años sesenta del pasado siglo. Desde pequeños ambos han pasado las vacaciones en él. Cuando fueron adultos, han seguido viniendo con sus hijos y, en los últimos años, incluso con sus nietos. Casa Elsa era el paraíso para esta familia residente en Oslo, que al menos una vez al año acudía a este rincón de la Axarquía para descansar.

Sin embargo, desde hace un año, la vivienda está okupada por varias familias con hijos pequeños. Fueron unos vecinos los que los alertaron de esta situación. A los tres días se desplazaron desde Noruega. Ahí comenzó «una pesadilla» que todavía perdura. El último juicio en Vélez-Málaga, celebrado el pasado jueves, fue aplazado al próximo 12 de noviembre, ya que no se había designado a un abogado de oficio para los okupas.

«Es un caso absolutamente indignante, un cúmulo de despropósitos, de dejación de funciones y de errores judiciales», resume el abogado de los hermanos, Eduardo López-Chicheri. «Para empezar, la Policía Nacional que recogió la denuncia no se desplazó a la casa hasta que fuimos en diciembre, tres meses después«, explica. »Los agentes nos dijeron que los okupas eran viejos conocidos, gente violenta, y que era mejor no enfrentarse a ellos«, apostilla.

Fue entonces cuando el letrado interpuso una primera demanda, que fue desestimada porque el juez dijo que no se había acreditado que se tratara de una segunda residencia. Con posterioridad, interpuso otro procedimiento, al que afectó la llegada de la pandemia. «Tras el aplazamiento a noviembre he registrado un escrito pidiendo que se ordene el desalojo en aplicación de las últimas instrucción dictadas por la Fiscalía General del Estado», explica el letrado.

Destrozos

A la espera de una respuesta, los hermanos noruegos no han podido viajar por la situación sanitaria. «Están muy agobiados, para ellos toda esta situación es inconcebible que ocurra en un país europeo«, apunta López-Chicheri.

Lisbeth y Jørn siguen pagando los recibos del chalet, que temen que esté «totalmente destrozado». «Por lo que vimos desde fuera en diciembre ya había cuantiosos daños. Los okupas nos desafiaron diciéndonos que sólo se irían con una orden judicial«, explica el abogado con despacho en Benalmádena. »Cuando la recuperemos no quiero imaginarme como estará«, añade.

El reportaje en la televisión pública noruega que «escandalizó» al país

Aquí en este articulo puedes ver el reportaje transmitido el pasado mes de junio por el noticiero de la televisión estatal noruega NRK: "El caso de la familia noruega que está tratando de recuperar su casa de vacaciones en Málaga, de la que se apropiaron los "okupas", han perdido el caso dos veces ante la justicia española. El año pasado, un grupo de desconocidos se mudaron a la casa de vacaciones de la familia Hokholt en Torre del Mar. Luego de llevar el caso a los tribunales españoles en dos oportunidades, todavía son los mismos ocupantes que tienen la llave de la vivienda de los noruegos", según el programa de la televisora NRK.

La casa de vacaciones de la familia Hokholt permanece ocupada desde el año pasada. Afuera se observan los muebles y pertenencias de la familia arrojados al patio por los ocupantes. Los medios locales informan que muchos noruegos sufren la pesadilla de ver que sus casas en España son ocupadas por desconocidos, ante la indiferencia de las autoridades del país. Según la entidad Prognosesenteret, unos 27.000 noruegos residen permanentemente en España. Otros 77.000 noruegos tienen propiedades en diversos lugares en el extranjero. Foto: NRK

En diciembre pasado, cuando Lisbeth y Jørn Hokholt contrataron los servicios del abogado malagueño Eduardo López-Chicheri, acudieron a Casa Elsa con la Policía Nacional y un equipo de la televisión pública noruega, la NRK, que quería grabar un reportaje sobre las okupaciones de viviendas en España.

«Ha tenido una enorme repercusión en aquel país, las inmobiliarias que trabajan aquí con estos clientes dicen que se ha producido un efecto de huida muy claro, nadie quiere comprar casas en un país donde se permiten estas situaciones», sostiene el letrado.

Tras aquella emisión, Lisbeth y Jørn han recibido muchas llamadas de otros compatriotas que tienen el mismo problema en España. «Hay muchas historias, y todos están tan escandalizados como nosotros», dice. «Algunos me han contado cosas mucho peores de lo que nosotros hemos experimentado. Lo que no podemos entender es por qué las autoridades españolas no están haciendo nada al respecto. Esto es una desgracia para el país y ahuyenta a los posibles compradores de viviendas», opina el noruego.

Publicado con autorización del periodico Sur de España.

Con Información de NRK.