Un modelo de 27 años y heredero del imperio del salmón es el hombre más rico de Noruega

Publicado el

Gustav Magnar Witzøe ocupa, además, el segundo puesto de las mayores fortunas mundiales de menores de 30 años con un patrimonio de 20.900 millones de coronas noruegas (2.000 millone s de euros)

Cuando el final del año se acerca, es ya una tradición que el Estado noruego haga público el llamado Skatteliste, el listado anual de impuestos e ingresos de cada ciudadano. En esta ocasión, el nombre que reluce en el podio del privilegiado grupo de las fortunas noruegas es Gustav Magnar Witzøe, un modelo de 27 años. Heredero de una de las mayores empresas mundiales de salmón atlántico de cultivo, acumula un patrimonio de 20.900 millones de coronas noruegas (2.000 millones de euros).

En una de las pocas entrevistas que ha concedido dijo que se siente «solo como un chico normal, pero no es muy normal tener 2.200 millones de euros en la cuenta corriente. Lo sabemos porque Noruega publica anualmente la lista de todos los residentes fiscales en el país, con su nombre, su fortuna en activos y la cantidad de dinero que han pagado por ellos al fisco. En el caso de Gustav Magnar Witzoe, en 2020 ha pagado a la Hacienda noruega 22 millones de euros en impuestos. ¿A qué se dedica este joven de 27 años? Pues a vivir la vida. Su fortuna procede de su padre, Gustav Witzøe, que en 2013 le cedió el 53% de las acciones de la fortuna familiar.

Su padre, que también se llama Gustav Witzøe, le donó gran parte de la empresa en el 2011, cuando el chico todavía estaba terminando el bachillerato. “Tuvimos muchas discusiones sobre la conveniencia de recibir todo esto con sólo 19 años. Hay pros y contras. Es algo que afecta en muchos sentidos, para lo bueno y para lo malo. Puede afectar en las relaciones con tus compañeros”, admitía entonces el padre en declaraciones al diario Adressa.

A pesar de ello, los Witzøe decidieron dejar en manos del sucesor casi todas las acciones para evitar que cuando ellos ya no estuvieran el patrimonio quedara diezmado por las altas tasas hereditarias que impone la legislación noruega.

El hijo se quedó con todas las participaciones de clase B, caracterizadas por una mayor rentabilidad por dividendo, pero sin derecho a voto. Mientras que el padre retuvo las de clase A, cuyos dividendos están menos remunerados pero le permiten mantener el control de la empresa.

Witzøe sénior sigue así dedicándose al negocio de su vida. La compañía que fundó en 1991 va viento en popa. El empresario la rescató de la quiebra cuando sólo contaba con una licencia para el cultivo del salmón y una planta de procesamiento en Frøya, la pequeña isla del noroeste de Noruega de la que procede la familia.

SalMar es líder mundial en la acuicultura del salmón atlántico, con más de 100 licencias en Noruega Hoy, 30 años después, SalMar es líder mundial en la acuicultura del salmón atlántico, con más de 100 licencias en Noruega, 1.000 empleados e importantes participaciones en este sector en el Reino Unido.

El alto beneficio que se obtiene del salmón hace que la empresa, que cotiza en la Bolsa de Oslo desde el 2007, sea una mina de oro. Pero por bien que vaya el imperio, Witzøe júnior empieza a mostrar intereses distintos. Gracias a su padre, tiene el privilegio de estrenarse en la vida adulta con una inmensa fortuna en el bolsillo. Y no ha perdido el tiempo. De momento, ya ha invertido en un par de prometedoras start-ups tecnológicas de su país.

Gobi es una de ellas. Se trata de una aplicación de mensajería parecida a Snapchat pero con una dimensión más social e interactiva. Impulsada por un grupo de universitarios, ya cuenta con más de 70.000 usuarios y ha abierto sedes en Silicon Valley, Londres y Lund (Suecia).

La otra es Keybutler, un servicio que asiste a los usuarios de Airbnb a gestionar asuntos prácticos relacionados con el alquiler de sus apartamentos, como la limpieza o la entrega de llaves. La plataforma ha reunido en una sola empresa a las distintas iniciativas que habían surgido en Escandinavia (Dinamarca, Suecia y Noruega) para responder a esta demanda y, de momento, la idea está teniendo bastante éxito.

Por lo demás, al joven Witzøe también le atrae el sector inmobiliario. Hace unos años adquirió junto con un socio una compañía que alquila espacios para bares y restaurantes en Trondheim.

Aparte de estas actividades, suele mostrarse tímido ante los medios. Pero su cuenta de Instagram, que tiene varios miles de seguidores, ofrece pequeños y dispersos apuntes sobre su vida privada, sus aficiones y su tren de vida de niño bien. En muchas fotos se le ve tomando algo con amigos o en eventos importantes, como una reunión en la que aparece junto al príncipe Haakon, el heredero al trono de Noruega.

Dubai, París o Londres figuran entre sus destinos más recientes. En cuanto a su relación sentimental hay varias imágenes junto a una chica con la que sale desde hace tiempo, la deportista Vera Bekken, que juega en la primera división noruega de balonmano. Ella misma explicaba en el 2014 al diario local Frøya Nyheter que se conocen desde siempre, iban a la misma escuela y eran buenos amigos, hasta que la relación se hizo más íntima, pero ninguno de los dos han hecho comentarios al respecto

Con más de 129.000 seguidores en Instagram y convertido en toda una celebritie en su país, Gustav, como hemos señalado anteriormente es un vividor y como toda persona que lleva ese calificativo le encanta viajar, los coches de lujo y la ropa de marca. Eso sí, a la hora de elegir un destino, al “príncipe” del Salmón le surgen dudas, pues le gusta tanto esquiar en las montañas nevadas de Noruega como practicar deportes acuáticos en uno de sus lugares favoritos, Dubái donde suele escaparse, al menos, dos veces al año. Amante confeso de la velocidad, Gus también posee una gran flota de deportivos, entre los que ocupa un lugar privilegiado uno de los nuevos SUV de Lamborghini, el Lamborghini Urus. Sin embargo, esta pasión le ha traído algún que otro disgusto y tuvo que pasar dos semanas en prisión por conducir a 116 kilómetros por hora en una zona de 60 cuando volvía de camino a casa. “ Fue una experiencia extraña. Me sentí muy mal cuando sucedió. Ahora conduzco mucho más tranquilo” ha confesado a Dagbladet Magasinet.

Gus, que suele codearse con los miembros de la Casa Real Noruega, el príncipe Haakon es un gran amigo de la familia, tiene un brazo completamente tatuado y un perro llamado Aro, que es su compañero inseparable de aventuras.

Witzøe no el más joven entre los multimillonarios de Noruega. Están además las hermanas Alexandra y Katharina Andresen, de 23 y 25 años, respectivamente, que también recibieron de su padre una imponente fortuna cuando no eran más que unas niñas.

(Dagbladet, VG, El País, Hola, La Vanguardia)