Después de Año Nuevo llegan 84 aviones de Polonia. “A todos se les debe tomar una prueba”, opina Johansen.

Publicado el

Durante los primeros diez días de enero, la aerolínea Wizz Air tiene hasta 84 salidas de Polonia a Noruega. Raymond Johansen (Partido Laborista) teme a la importación del contagio después de las vacaciones de Navidad y ruega al gobierno que introduzca pruebas obligatorias en los aeropuertos.

– Ayer hubo 12.000 nuevos contagios por corona en Polonia y casi 600 muertes. Polonia no ha logrado sofocar la segunda ola del virus, dice el concejal de la ciudad, Raymond Johansen, a VG. Este otoño, hemos visto las fatales consecuencias de la importación del contagio en Oslo. Ahora tenemos 35.000 desempleados y un endurecimiento de restricciones sociales durante un mes, agrega.

Wizz Air tiene 84 vuelos desde siete ciudades polacas a Noruega entre el 1 y el 10 de enero, mientras que SAS tiene dos, Ryanair seis y Norwegian ninguno.

– Todos deben hacerse la prueba. Todos los que lleguen de países- zona roja, incluidos todos los que viajen con Wizz Air desde Polonia a Noruega. Hacerse una prueba a su llegada debería ser un requisito mínimo.

15.000 asientos

Durante los diez primeros días de enero, Wizz Air puede llenar un poco más de 15.000 asientos, según el espacio del avión más común de la compañía: el Airbus A320.

– Ahora, estoy preocupado porque Wizz Air tiene una gran ofensiva comercial en Noruega, no solo con rutas nacionales, sino también con un programa de vuelos masivo desde Polonia a Noruega después del Año Nuevo. Tantos aviones de una sola empresa, de un país con tasas de contagio mucho más altas, supondrán un gran peligro de contagio por importación, dice Johansen.

El concejal de Oslo da dos soluciones al ministro de Salud:

– Espero que el ministro de Salud, Bent Høie, empiece a tomarse en serio la importación de contagio. Debe intervenir con Wizz Air o establecer un sistema adecuado para las pruebas obligatorias de todos los pasajeros. Aquí no se puede dejar las cosas al azar ni en manos de lobistas. El Ministro de Salud debe asumir la responsabilidad él mismo.

Høie: “ No es algo que queramos presentar ahora”

VG ha dado a conocer las declaraciones de Johansen al Ministerio de Salud y Servicio social. El Ministro de Salud responde que el Gobierno también está preocupado por el aumento de los contagios que provienen desde el exterior, pero que ya se han puesto en marcha medidas que se encuentran entre las más estrictas de Europa.

–También se establecerá el deber de registrar dónde deberán hacer cuarentena todos los que vengan a Noruega. Se seguirá con más actividades de control, dice Høie a VG.

También dice que siguen los consejos de la Dirección de Salud de Noruega y que las pruebas obligatorias en la frontera no es algo que se les haya recomendado ahora.

– Esto no significa que esto no pueda cambiar, pero no es algo que queramos presentar ahora. Hoy en día, las pruebas se ofrecen en los aeropuertos, pero no es obligatorio.

Decepcionado

Johansen está decepcionado de que el Partido Laborista no haya obtenido la mayoría en Stortingen (el parlamento) para las pruebas obligatorias de quienes viajan a Noruega desde países- zona roja.

– Una prueba obligatoria elevaría el umbral para viajar, al tiempo que aumentaría las posibilidades de detectar una infección. Desafortunadamente, el Partido del Centro, SV, Høyre, Venstre y KrF rechazaron la propuesta y, por lo tanto, no se obtuvo la mayoría. Insto a los parlamentarios a presentar, nuevamente, propuestas al respecto esta semana si el gobierno mismo no asume la responsabilidad, señala el consejal a VG.

El ministro de Salud, Høie, responde que el requisito de 10 días de cuarentena de entrada es la medida más importante para prevenir la importación del contagio.

– Este requisito se aplica, básicamente, a todas las personas que llegan a Noruega, incluidos los ciudadanos noruegos. Para que la sociedad pueda funcionar ha habido y seguirá habiendo algunas excepciones al requisito de cuarentena, pero se han endurecido considerablemente, dice Høie.

El ministro piensa que estaría mal trasladar la capacidad de realización de pruebas al aeropuerto, pues está demostrado que hacerlas en otros lugares es efectivo.

– Raymond Johansen se encuentra en la afortunada situación de no tener un aeropuerto en su propio municipio. Por eso puede decir esto con la seguridad de que no es su gente la que pasará de hacer pruebas y seguimiento de los habitantes de Oslo, a hacer pruebas y rastreos en el aeropuerto, concluye.

Fuente: VG.

Traducido por Yanina López.