Hallan el cuarto fallecido tras el deslizamiento de tierras que arrasó con una una docena de casas en Noruega

Publicado el

La policía halló este sábado tres cadáveres junto al complejo de viviendas de Ask en Gjerdrum donde el pasado miércoles se produjo un deslizamiento de tierra, con lo que el número de muertos asciende a cuatro y seis personas se encuentran aún desaparecidas. Los tres cadáveres fueron encontrados durante la tarde del sábado en el mismo edificio por una patrulla con perros, informó en rueda de prensa Knut Hammer, encargado del operativo policial y que no dio datos sobre la identidad de los tres muertos.

"Hemos hecho un nuevo hallazgo. Se trata de un muerto que fue encontrado en el mismo sitio que el fallecido número tres. Los restos de las dos personas han sido transportados fuera del área", señala Knut Hammer, encargado del operativo policial en una conferencia de prensa a las 21:00 horas del sábado - que no dio datos sobre la identidad de los tres muertos.

Hammer inforfmó al diario VG que siguen trabajando para obtener mayor información esencial en la búsqueda de los desaparecidos. En colaboración con los geólogos, calculan hasta dónde puede haber sido trasladada cada una de las vivienda arrastradas por el deslizamiento. Se trata de unos 200 a 300 metros.

"Nos dirigimos hacia donde pensamos que está la gente", señala Hammer.

En la rueda de prensa a las 18:00 horas del sábado se informó que habían encontrado los restos de una tercera persona.

También el viernes y el sábado, se informó del hallazgo de los dos primeros fallecidos.

Impactante video captado por Norges Geotekniske Instittutt, NGI desde un helicóptero el 30 de diciembre en Ask, comuna de Gjerdrum. Una masa de suelo arcilloso (de 700 metros de largo y 300 metros de ancho) se llevó por delante una decena de edificios, con un total de 31 apartamentos.

Continúan operaciones de rescate para encontrar a seis desaparecidos

"Todavía tenemos esperanzas de encontrar sobrevivientes", nmanifestó a la prensa Roy Alkvist, uno de los oficiales de socorro, tres días después del impactante alud de tierra que dejó diez personas heridas.

En la mañana del sábado, la líder de la policía local, Ida Melbo Øystese, declaró que esperaban encontrar sobrevivientes en las bolsas de aire que quedan de los edificios que siguen parcialmente intactos. En la mañana del sábado, la líder de la policía local, Ida Melbo Øeystese, declaró que todavía es posible encontrar sobrevivientes en las bolsas de aire formadas dentro de las construcciones destruidas, y se comprometió a no amainar la búsqueda a pesar de que un equipo de rescatistas suecos ya regresó a casa. "Médicamente, se puede sobrevivir varios días si se tiene aire", aseguró. Hemos construido un camino de evacuación para poder salir rápidamente (de la zona siniestrada) y ahora podemos continuar trabajando durante la noche", declaró por su parte Knut Halvorsen, uno de los responsables de la operación.

El jefe de operaciones de bomberos, Kenneth Vangen, también señaló que siguen buscando sobrevivientes.

Por su parte las autoridades difurndieron este fin de semana los nombres de los diez desaparecidos, entre los que se encuentran dos niños, uno de ellos de tan solo dos años de edad..

Tras usar por motivos de seguridad los dos primeros días solo helicópteros y drones, la policía envió ayer por primera vez un equipo de especialistas sobre el terreno y hoy repitió el operativo, que continuará toda la noche, una vez que se han habilitado varias vías de evacuación en la zona.

La operación de rescate se vio obstaculizada por el número limitado de horas de luz, los temores de una mayor erosión de la tierra y el suelo frágil del sitio, que es poco probable que aguante el peso del equipo de rescate, incluido un vehículo pesado del Ejército.

En Ask, en el municipio de Gjerdrum, localidad de 5 mil habitantes, a 50 km de Oslo, el terreno se hundió temprano el miércoles 30 de diciembre, lo que provocó la evacuación de mil personas que no pudieron regresar a casa por culpa del suelo, que permanece inestable. La tierra volvió a desmoronarse durante la madrugada del sábado, "estamos instalados en un hotel, es una situación completamente surrealista y terrible", dijeron dos residentes evacuados, Olav Gjerdingen y Sissel Meyer Gjerdingen. "No sabemos si se nos permitirá volver a nuestras casas. Hasta ahora, todo es incierto y desconocido. Primero y sobre todo, pensamos en quienes lo han perdido todo. Hemos perdido nuestro hogar, por un período de tiempo. Ninguno de nosotros sabe si podremos regresar", cuenta Olav Gjerdingen, director de proyecto y electricista, evacuado tras el corrimiento de tierra.

Unas diez casas y 31 viviendas colapsaron y algunas casas se movieron más de 400 metros. La Dirección de agua y energía de Noruega (NVE por sus siglas en noruego) estima que el deslizamiento de tierra ocurrió en un área de aproximadamente 350 por 800 metros.

Diez personas recibieron atención hospitalaria por problemas leves ocasionados por el desprendimiento, mientras las autoridades consideran que la situación todavía no está controlada y las fuertes nevadas complican las tareas de búsqueda.

Una zona con problemas de erosión

La iglesia local mantiene sus puertas abiertas, las autoridades municipales han habilitado un centro de crisis y los evacuados han sido alojados en hoteles de la zona.

La primera ministra noruega, Erna Solberg, visitó la zona el mismo día del siniestro y este domingo se desplazarán a Gjerdrum el rey Harald, la reina Sonia y el príncipe heredero Haakon, informó hoy la Casa Real noruega.

"Este suceso terrible nos ha impresionado a todos. Me solidarizo con quienes entran en el nuevo año con tristeza e incertidumbre, con quienes han perdido sus casas y que ahora están desesperados", dijo ayer el monarca en un comunicado.

Medios noruegos informaron que varios geólogos e hidrólogos advirtieron en 2008 a las autoridades municipales de "problemas de erosión significativos" en la zona donde se construyó el bloque de viviendas que se ha visto afectado por el deslizamiento. También se ha mencionado la posibilidad que un temblor en el lugar el mismo día o días antes, habría provocado el corrimiento.

Perro policíal herido

Uno de los perros de la policia que sirve de guia a los rescatistas, resultó herido entre los escombros del lugar siniestrado la tarde del sábado, por lo que tuvo que ser llevado al veterinario.

"En este tipo de trabajo arriesgado, puede suceder tan rápidamente que tanto los perros de salvamento como los rescatistas resulten heridos", señaló al diario VG Kristin Hyttemoen Stoltenberg, jefa de la Unidad de caninos de la operación de rescate.

Los equipos de socorro que rastrean entre el lodo y escombros, son equipos de USAR, entrenados para enfrentar operaciones de rescate. USAR (urban search and rescue) significa búsqueda y rescate urbano. Se especializan en extraer personas de edificios y construcciones colapsadas en áreas pobladas y trabajan en grupos de cincop ersonas.

En la operación de rescate en las afueras de Ask en Gjerdrum, participan graduados USAR de Bomberos y Rescate en Oslo (Oslo Brann- og redningsetat), Nedre Romerike y Trondheim. Al lugar llegarán este domingo colegas de bomberos de la ciudad de Bergen (Bergen Brann- og redningsetat).

Asimismo, durante el sábado, cinco perros adiestrados de la policía se encontraban rastreando el sitio en busca de desaparecidos. Pasada la medianoche, dos perros con un guía seguían trabajando dentro del lugar del deslizamiento. Los perros dejan importantes indicios, asegura Knut Halvorsen, líder de tareas del servicio de bomberos.

(VG, NRK, Euronews)