El Instituto noruego de salud pública dice que el nuevo variante del virus tiene menor capacidad de propagación de lo que se ha asumido

Publicado el

La epidemia de COVID-19 en Noruega sigue reduciéndose en la cuarta semana del año. Según un nuevo reporte del Instituto de salud pública (FHI, por sus siglas en noruego) los números de contagio se han reducido con más del 50 por ciento desde la primera semana del año nuevo.

En la primera semana del año se registraron 4645 casos nuevos de COVID-19 en el país. Esta cifra disminuyó a 2180 casos en la tercera semana, lo cual significa una reducción de 53 por ciento, anuncia el FHI en su reporte semanal.

Se han reducido los casos positivos del 2,5% a 2,1% a quienes se han hecho la prueba. A la vez son menos las personas que realizan los tests. FHI señala que se ha registrado el 63% de quienes han sido contagiados en Noruega las últimas dos semanas.

137 casos de mutaciones del virus

Un número de entre 78-96 personas han ingresado semanalmente al hospital las últimas semanas. La cantidad de muertes por causa del COVID-19 es la misma que desde hace cinco semanas. Preben Aavitsland, gerente de FHI, afirma en Twitter que «por el momento, no hay un desarrollo grave de la pandemia».

Aavitsland informa al diario Bergens Tidene que el virus mutante tiene menor capacidad de propagación de lo que presumieron. Sin embargo, sí es más efectiva en su propagación que el virus normal. Un huésped portador del variante inglés del virus contagia a 0,3 o 0,4 más personas que un huésped con el virus original.

Hasta el momento hay 137 casos registrados que tienen los nuevos variantes del virus en Noruega. 135 de estos tienen el variante que se descubrió en Inglaterra, y los dos restantes tienen el de Sudáfrica.

La mayoría de los casos vienen directo del extranjero o han sido transmitidos por contacto humano hasta Noruega. También queda en claro que el variante inglés se ha expandido por el municipio de Nordre Follo y Oslo. Muchos de los que dieron resultado positivo de la mutación recibieron los resultados en diciembre y a principios de enero.

Refuerzan las restricciones para tener mayor control del virus

El 4 de enero se percibió la implementación de restricciones más estrictas en todo el país. El 18 de enero anunciaron la continuación de las restricciones. La cifra de contagiados es la más baja que se ha registrado desde octubre del año pasado, pero también menos gente se está haciendo la prueba. Además, está disminuyendo el contagio en Oslo, aunque sea de un menor grado comparado con el resto del país.

"Si los contagios se siguen reduciendo, no creemos que sea necesario imponer restricciones tan severas como las de la última semana. Las nuevas restricciones son principalmente para mayor control y examinación del virus, declara Camilla Stoltenberg, directora del FHI.

Un total de 89 nuevos casos de covid-19 fueron registrados en Oslo durante las últimas 24 horas, es decir tres casos menos que el día anterior y 27 menos que desde hace una semana. En la capital se ha reducido el contagio con 18,7 por ciento las últimas dos semanas.

Con informacón de NRK.

Traducido por Halvor Olsen