Concluye la III edición del festival Cine Latino en Bergen

Escrito por Solange Saballos
Publicado el

El festival se realizó en la ciudad de Bergen del 18 al 31 de marzo en dos formatos: primero fue presencial y después se trasladó a la web.

Håkon Tveit, director del festival Cine Latino, es un noruego enamorado de América Latina. Su pasión por el arte audiovisual de esta región lo motivó a impulsar un festival de cine latino en Bergen. Relata que la idea de realizarlo surgió al darse cuenta de que los cineastas latinoamericanos se estaban destacando internacionalmente, pero que no había proyecciones de este cine en Noruega. Él aprovechó su posición en el Bergen Internasjonale Film Festival (BIFF) para promoverlo, solicitando apoyo de instituciones noruegas.

Además de su rol en el BIFF, Håkon Tveit es profesor del departamento de lenguas extranjeras en la Universidad de Bergen y posee una maestría en idioma español y estudios latinoamericanos: “Terminé escribiendo mi maestría sobre el cine cubano”, cuenta.

Foto: Adilson Lorenzo.

A Tveit le gusta viajar a festivales de cine tales como el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, el Festival de Cannes, el Festival de Documentales en Toronto, el Festival Internacional de Cine en Berlín, entre otros. En estos festivales es donde busca las películas para proyectar en Bergen.

El criterio de selección es apostar por la variedad, a pesar de que el tiempo y el espacio sea reducido. Otro criterio es que sean películas muy recientes, de máximo dos años de antigüedad. También se toma en cuenta mostrar estilos diferentes para acaparar la variedad de gustos del público, así como variación en tipos de cultura representadas. “Presentar muchas Américas Latinas”, señala.

Un festival multicultural afectado por la pandemia

“De tres Cine Latinos que hemos organizado, dos han sido durante la pandemia. Así que tenemos bastante experiencia con eso”, comentó Håkon.

En la primera edición se realizó una fiesta, sin embargo, esto no pudo ser en las siguientes ediciones: las rigurosas medidas para frenar la pandemia del COVID-19 entraron en vigor el 12 de marzo 2020, cuando se iba a realizar la II edición, por lo cual tuvieron que posponerlo hasta agosto de ese año.

En esta III edición hubo limitaciones respecto a la cantidad de gente que podía entrar a las salas, ya que solo se podía ocupar la mitad del espacio, así como la evitación de actividades que aglomeraran a la gente.

Håkon menciona que el público está compuesto tanto de latinos como de un intrigado público noruego, así como de personas de distintos países. En el caso del público noruego ha notado que se divide en dos: unos hablan español o portugués, y tienen relaciones con América Latina, y otros son cinéfilos interesados en conocer otros tipos de cine.

Para que los cineastas pudieran participar se hicieron webinars, charlas en línea y videos introductorios que les permitieron integrarse digitalmente.

Foto: Adilson Lorenzo.

Participación de la comunidad latina de Bergen durante el festival

“Parte de la idea también es mostrar el talento que existe en Bergen, usar las voces latinas que existen”, dijo Håkon Tveit.

Tveit señala que a los noruegos “les llama mucho la atención el gran aporte que hay de los latinoamericanos de Bergen con su música, sus introducciones, con sus bailes, sus comidas, arte… Y creo que se enteran de que hay una riqueza cultural”.

Adilson Lorenzo, cubano de la Asociación Cultural Latina, estuvo cooperando en comunicación durante el festival, y cuenta que “los latinos apoyaron en masa el festival tanto con su asistencia a las salas como con su aporte en lo musical, lo danzario, lo culinario y la cobertura del evento. Mi motivación fue poder ser parte de un evento que divulga la cultura latina y educa a la comunidad en cuanto a temas de nuestros países de origen y a todo lo que podemos aportar como grupo minoritario dentro de la sociedad noruega”.

Por su parte, la mexicana Cecilia Enríquez aportó tanto en comunicación como ofreciendo comida mexicana al público. Hace notar que es importante mostrar la gastronomía “porque es una parte del espíritu del latino. Cada latino es embajador gastronómico aquí en Noruega, te guste o no cocinar, siempre vas a querer que tu amigo noruego viva de primera mano la experiencia del sabor y el color de los ingredientes de tu cocina. Comer comida de un latino es saber parte de su historia, es una manera de demostrar nuestro cariño, amor y amistad a la familia y amigos noruegos.”

Foto: Adilson Lorenzo.

Algunos de los latinos participantes fueron personas y grupos como Gabriela Garrubo, Sara Ortega Escorza, México Lindo, Adri Gonzalez, Yuniel Vizcaino, Francis Rodríguez, Takiri, Juan Carlos Valdéz, la Asociación Cultural Latina, Kuyay Café, Ceciliashjemmelagetmat, entre otros.

Cine latino en casa

Durante la última semana de marzo las películas pudieron ser rentadas por dos días gratuitamente en BIFF+, la plataforma digital del Bergen Internasjonale Film Festival, creada el año pasado como reacción a las orientaciones de quedarse en casa por el COVID-19.