De mi tierra, las empanadas argentinas que fascinan a Oslo

Escrito por Solange Saballos
Publicado el

Romina Yanarello y Nicolás Peranic decidieron emprender su propio negocio durante la pandemia del COVID-19. La pasión por la cocina, los viajes y la aventura hizo coincidir a estos jóvenes argentinos en Dinamarca hace dos años. Fue en este país escandinavo donde se enamoraron, pero fue en Noruega donde empezarían la hazaña de crear un negocio en medio del azote mundial que ha sido la pandemia del COVID-19.

Romina Yanarello (25) y Nicolás Peranic (28) estudiaron pastelería y cocina respectivamente: ambos han trabajado en prestigiosos restaurantes y viajado mucho. Cuando se conocieron se encontraban fascinados por la cultura gastronómica en Dinamarca. Sin embargo, un corto viaje a Noruega los convenció de migrar hacia este país: “Teníamos ganas de venir a Noruega porque habíamos estado un fin de semana y nos había encantado Oslo”, relata Romina. “Nos vinimos para acá en julio del año pasado (2020)”.

Un proyecto que nació en casa

Sin embargo, el comienzo distó de ser sencillo, ya que la pandemia del COVID-19 estaba causando estragos a nivel mundial. El sector turístico y gastronómico fue seriamente golpeado debido a las medidas tomadas para lidiar con la epidemia: “Cuando venimos acá estuvimos seis meses sin trabajar en otro lado. Seis meses durísimos porque estuvimos encerrados en un departamento porque estaba todo cerrado”, recuerda Nicolás.

La empanada es una masa rellena con carnes, verduras o frutas cocida al horno o frita en aceite o grasa. Su nombre proviene del castellano empanar, cuya primera acepción es «encerrar algo en masa o pan para cocerlo en el horno». Foto: De Mi Tierra.

En esos difíciles meses los jóvenes chefs no dejaron de buscar oportunidades. El apoyo de sus amistades fue muy importante durante el inicio de su nueva vida en Noruega: “Fue duro, pero después conseguimos trabajo los dos. Por suerte nos logramos estabilizar muy rápido (…) Fuimos adquiriendo deudas, pero con trabajo las vas pagando. Pudimos pagar todo lo que nos habían prestado”, dijo Peranic con satisfacción. Actualmente trabajan en los lujosos restaurantes À L’aise y Maaemo mientras hacen crecer su proyecto.

Para estos argentinos Oslo representa un mundo de oportunidades en constante crecimiento. Las ganas de perseguir su sueño de abrir su propio restaurante, así como de conseguir dinero extra, fue el inicio de lo que se convertiría en De mi tierra, la marca de sus empanadas.

Sobre los retos de trabajar como equipo Romina argumenta que es muy ventajoso “cuando trabajás con tu pareja porque te entendés en distintos niveles. Nos dividimos los roles con lo que hay que hacer y lo que tiene que estar hecho”.

Después de sus arduas jornadas laborales en los restaurantes ─las cuales pueden llegar a durar hasta 10 horas─ la pareja le dedica de 5 a 6 horas más a las empanadas. Nicolás atribuye esa asombrosa capacidad de producción a “ese espíritu latino, en algún punto”.

Cocinar desde casa ha sido una razón más para autoexigirse dar lo mejor: “Que sea cocina del departamento no nos impide hacer un producto que sea digno de todos nuestros años de experiencia, de aprendizaje. Porque creemos que eso es lo que queremos ofrecer a la gente”, enfatizó Romina.

Después que los noruegos probaron las empanadas "De Mi Tierra" quedaron encantados de ellas, y las órdenes comenzaron a llegar rápidamente, al punto que hoy se encuentran saturados de pedidos. Foto: De Mi Tierra.

Haciéndole la competencia al taco

Al comienzo Romina y Nicolás se enfrentaron a la incomprensión del público noruego, ya que estos no entendían qué eran ni como se comían o acompañaban las empanadas. Fue gracias a sus clientes argentinos y latinos que fueron rompiendo el hielo, poco a poco, hasta llegar al paladar de los nórdicos. “Cuéntenles a sus amigos noruegos, denles a probar”, les pedían.

La fama de las empanadas llegó a oídos de Anders Husa, crítico gastronómico noruego: “Él publicó un par de historias diciendo que estábamos en Oslo y ahí fue que llegaron los noruegos” narró Romina.

Después que los noruegos probaron las empanadas quedaron prendados de ellas, y las órdenes comenzaron a llegar rápidamente, al punto que hoy se encuentran saturados de pedidos. Indicaron que el noruego posee mucha cultura gastronómica, un paladar refinado y apertura a probar cosas nuevas: “Creo que cuando hay algo nuevo es boom porque cambia un poco la rutina”, señaló Nicolás.

Las empanadas pueden tener rellenos y sabores variados. Las empanadas De Mi Tierra, particularmente, se ofrecen con relleno de res, pollo o maíz con crema. Esa versatilidad también las ha hecho atractivas.

Otra de las razones que la pareja confiere al éxito de las empanadas ha sido cómo se adecúan a los hábitos alimenticios de los noruegos. Cuentan que ofrecen tanto las empanadas hechas como frescas, en caso de que sus clientes quieran hacerlas ellos mismos en casa.

“Por eso creo que también tuvo tanto éxito el taco, el Taco Fredag. Armar la comida vos con tus amigos o con tu familia creo que es una actividad. Entonces eso también suma. No es solamente que la gente quiere comer algo rico, sino que quieren ser parte de una experiencia”, considera Romina.

Ellos apuntan a convertir la empanada argentina en el nuevo fenómeno culinario proveniente de América Latina: “Queremos instaurar la empanada a como se instauró el taco, en toda Noruega. Si el taco pudo creemos que la empanada puede lograrlo”.

Los chefs aconsejan a otros latinos que, si desean establecerse en Noruega, opten por aprender el idioma como primer paso para facilitar su inserción en la sociedad. Ambos se sienten muy felices en Noruega, ya que el balance entre vida laboral y personal, así como el respaldo estatal, les está permitiendo alcanzar sus sueños. Han comprobado que aquí el trabajo arduo es bien recompensado.

“Si tenés ganas de progresar lo vas a lograr, sin duda. Vas a tener que trabajar muy duro, pero lo vas a lograr”, anima Nicolás.

La empanada es uno de los alimentos más tradicionales en muchos de los países latinoamericanos. Su consumo se extiende desde la Patagonia argentina hasta México en el norte del continente. Muchos de éstos países tiene la empanada como suya y única. Foto: De Mi Tierra.