Incumplimiento de reglas por COVID-19. Fiestas y disturbios en todo el país

Publicado el

Coronavirus - Noruega. La policía recibió denuncias de disturbios en fiestas en toda Noruega la recién pasada noche de sábado para domingo. En Oslo, se reunieron hasta 1000 personas en un parque.

– Parecía que estábamos afuera de un recinto escuchando un concierto, dice Ingrid Johannesen.

Ingrid caminaba por St. Hanshaugen en Oslo el sábado por la noche.

– Hubo bastantes personas que se reunieron en el montículo allí. La gente se sentaba en grupos pequeños, pero cerca, dijo.

¡1000 personas en el mismo parque!

La policía de Oslo estuvo en el parque el sábado por la noche.

– Estimamos que había unas 1000 personas allí. La gran mayoría no obedeció las reglas de control de contagio y bebió abiertamente. Estuvo todo tan mal que la policía tuvo que disolver la fiesta y hacer que la gente se fuera, dice el líder operativo, Brian Skotnes, a NRK.

La policía no detuvo a nadie. Se contentó con sacar a la gente del parque.

– Es aterrador ver que son tantos los que rompen las reglas de control de infección. Alentamos encarecidamente a la gente a que siga las reglas, dijo Stoknes.

- Triste

Los amigos, Sven Østerbø y Carl Håkon Solheim, fueron a St. Hanshaugen para hacer un asado este domingo. Allí se encontraron con los restos de la noche anterior.

– Había mucha basura y botellas e incluso un scooter Voi sin volante. Parece que la gente comió sin seguir las reglas, dice Solheim.

A los dos les resulta frustrante que tanta gente incumpla las recomendaciones.

– Entiendo que está comenzando a ser muy aburrido, pero es una estupidez que el área común no esté hermosa ni utilizable para los demás, dice Østerbø.

– Y es muy triste. Esto solo funciona bien cuando todos ayudan, agrega Solheim.

Noche ajetreada para la policía

La policía de todo el país recibió denuncias sobre fiestas y disturbios durante la noche de sábado para domingo.

En Saupstad, Trondheim, alrededor de un centenar de estudiantes liceanos en año de egreso y menores de edad se reunieron en Gapahukar.

Había una carpa para fiestas, una luz de discoteca y equipo de música. La policía estuvo allí durante una hora y observó. Se llamó a los padres para que se llevaran a los menores a casa.

En Rana, Nordland, la policía disolvió una gran reunión de jóvenes después de recibir quejas por los disturbios.

En Finnmark, la policía recibió denuncias por ruidos de liceanos que estaban de fiesta en varios lugares de Alta. También recibieron una serie de denuncias por fiestas privadas.

La policía de Møre og Romsdal recibió denuncias de música fuerte y ruido que perturbaban la noche.

En una gasolinera en Ørsta, se reunieron unas 150 personas. Varios fueron denunciados a la policía por beber en un lugar público.

– Muchos de los que van a la ciudad son menores de edad, escribió la policía de Møre og Romsdal en Twitter.

En Huk, Oslo, se reunieron alrededor de 250 jóvenes, según la policía. No hubo denuncias de disturbios.

– Aquí se disolvió la reunión antes de la medianoche. Tuvimos un par de patrullas en la ciudad informando a la gente que tenía que mantener la distancia, algo que hicieron, dice el líder de operaciones, Stokkli.

Denunciados a la policía por infringir las reglas de control de contagio

En la capital, varias decenas de personas fueron denunciadas a la policía por violar las regulaciones del covid-19 el sábado por la noche. La policía recibió denuncias por ruido de tres apartamentos diferentes.

Alrededor de la medianoche, la policía disuelve una fiesta con 11 personas, entre otras cosas.

– Todos fueron denunciados a la policía por violar la ley de control de contagios, escribió la policía en Twitter.

De acuerdo con las reglas de control de infecciones en Oslo, está prohibido tener más de dos personas de visita al mismo tiempo. La prohibición también se aplica en jardines, patios traseros y áreas similares conectadas a hogares privados y cabañas.

Fuente: NRK Nyheter.

Título original de Radio Latin-Amerika

Traducido y resumido por Yanina López.