Declaración pública de ONG´s en Noruega ante la violencia en Colombia

Publicado el

En nombre del Foro Colombiano en Noruega queremos expresar nuestra profunda preocupación por la grave situación asociada con el paro nacional durante la última semana. Desde el 28 de abril hasta la fecha, las manifestaciones del pueblo Colombiano han sido pacíficas. Sin embargo, el pueblo se ha enfrentado con una violencia brutal por parte de algunas partes de las fuerzas de seguridad. En varios lugares el internet ha desaparecido, lo que dificulta el seguimiento de la situación. Además, hay bloqueos en el acceso a varias ciudades, por lo que han comenzado a almacenar productos básicos anticipando que las manifestaciones continuarán durante los próximos días.

Del 28 de abril al 4 de mayo se han documentado una serie de graves violaciones de derechos humanos: 31 asesinatos, 87 desapariciones, 1220 heridos, 18 casos de lesiones oculares graves, 9 violaciones, 200 agresiones físicas y cientos de detenciones ilegales. Los ataques a la población civil llevados a cabo por parte de las fuerzas de seguridad, en su esencia, es un ataque a la democracia del país. Condenamos el uso excesivo de violencia por parte de las autoridades colombianas.

Las manifestaciones, que fueron provocadas por la propuesta del gobierno de una nueva reforma tributaria, son una expresión de la profunda frustración que existe en amplios sectores de la población colombiana. Colombia es uno de los países del mundo con mayor desigualdad entre ricos y pobres, y el país tiene una enorme distribución desigual de tierras y recursos pero el gobierno colombiano parece incapaz de comprender las frustraciones y los motivos de los manifestantes. Se refieren a los manifestantes como vándalos y terroristas, alaban la respuesta de la policía y discuten la posibilidad de declarar un estado de emergencia a través de un decreto de conmoción interna. Existe un gran peligro de que continúe la espiral de violencia y de que las instituciones públicas, incluida la policía, pierdan aún más legitimidad en la población.

Varias organizaciones internacionales e importantes actores políticos ya han expresado su gran preocupación condenando la situación en Colombia, pero la comunidad internacional puede y debe hacer más para detener lo que está sucediendo. Por lo tanto, le pedimos al gobierno Noruego que:

  • Condene claramente el uso excesivo de fuerza por parte de las autoridades contra los manifestantes, llame a la desmilitarización de las ciudades y apoye el derecho fundamental y democrático de protesta del pueblo colombiano.
  • Utilice su lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU para poner la situación en Colombia en la agenda a través de una sesión extraordinaria.
  • Exija que los episodios de violencia sean investigados por una comisión independiente con participación de actores internacionales. Es fundamental que quienes hayan cometido violaciones de derechos humanos rindan cuentas.
  • Fomente y apoye iniciativas internacionales que contribuyan a la desescalada y la ayuda humanitaria dirigida a las necesidades primarias de la población.
  • Alente a las autoridades a detener la violencia y dialogar con los diferentes sectores de las manifestaciones para encontrar medidas constructivas y pacíficas que puedan detener la actual crisis de derechos humanos.

Colombia se encuentra en un complejo proceso de paz, tratando de dejar atrás más de 60 años de conflicto interno. La violencia nunca ha sido - ni será la solución. El diálogo y las negociaciones son la única forma de resolver los desacuerdos en una sociedad democrática y son absolutamente esenciales para llegar a una solución pacífica entre los manifestantes y el gobierno colombiano.

Las organizaciones en Noruega que han firmado una declaración ante la violencia en Colombia.

(LAG)