Policía investiga a jugadores de club noruego Brann por supuesta fiesta ilegal y abuso contra mujer en su estadio

Publicado el

Doce jugadores del equipo SK Brann de la primera división de Noruega, habrían estado involucrados en una fiesta ilegal, un "nachspiel" en su estadio de la ciudad de Bergen. Según información difundida el viernes, la policía inició una investigación sobre el caso, que abarca una agresión sexual contra una mujer durante la fiesta. La policia dice tener un sospechoso

Se ha desatado una polémica de grandes dimensiones con uno de los clubes de la primera división del país, y es que se informó este viernes que la policía abrió una investigación contra al menos 12 jugadores del SK Brann, tras la orgía en el estadio del equipo.

La temporada en la liga de Noruega va por la mitad, pues ya se han jugado 14 fechas de las 30 totales; el Brann es el último equipo de la tabla general con tan sólo 7 unidades y tras revelarse el supuesto nachspiel, le han llovido un sinfín de críticas al club y sus jugadores. ¿Cómo se habría dado el supuesto desenfreno? Según reportó la policía de Bergen, así como el diario local ‘Bergensavisen’, de momento no se tiene ninguna denuncia formal en contra de los jugadores del Brann, aunque las autoridades dicen tener bases para la investigación que ya fue abierta.

Los reportes indican que el lunes de la semana pasadz, luego de que el SK Brann venció en un amistoso al equipo FK Fyllingsdalen por 3-1, algunos jugadores se fueron a festejar, terminando en el estadio del club donde habrían bebido alcohol y luego invitaron a varias mujeres -siete en total, según el diario Dagbladet, ajenas al equipo.

Con el paso de las horas, se dice que los futbolistas comenzaron a tener relaciones sexuales con las mujeres y que parte de los involucrados habrían sido captados corriendo por el pasto de la cancha sin ropa, hecho que generó indignación.

Lo curioso de este hecho es que el club tendría conocimiento de las supuestas orgías, pues Vibeke Johannesen, directora general del Brann, comentó que "violaron las reglas internas, han pedido disculpas y comprendido la gravedad de lo ocurrido, pero tenemos que seguir adelante. Ninguno será apartado. Ha sido un castigo suficiente lo que han pasado los últimos días", señaló Johannesen.

Uno de los jugadores implicados, confesó que "fue una ida de cabeza colectiva. Nos hemos enterrado en un agujero muy negro del que es muy difícil salir", todo tras salir a la luz los supuestos desenfrenos que ahora están siendo investigados.

(NRK, VG, Bergensavisen)