El chileno-noruego, Roberto Espinoza, muestra sus habilidades en televisión

Escrito por Claudio Castello
Publicado el

El campeonato de costura y diseño del canal estatal NRK ha hecho que Roberto Espinoza, quien trabaja como auxiliar de enfermería en un hogar de ancianos, sea reconocido en las calles de la ciudad de Moss.

Espinoza es uno de los 12 participantes en el Campeonato de Costura de la televisora NRK para la temporada de otoño que tuvo su estreno hace un par de semanas.

Espinoza es de origen chileno, vive en Moss y trabaja como auxiliar de enfermería en un hogar de ancianos. Para él, lo que en principio era una estancia de vacaciones en Noruega en 2003 se transformó en el comienzo de una nueva vida.

– Para mí, Noruega era el lugar donde podía relajarme y recuperarme después de haber tenido problemas de salud durante mucho tiempo. Con el pasar del tiempo, vi la oportunidad de trabajar en mi campo: el diseño de ropa.

Aprendió de las costureras

De niño, Roberto comenzó a hacer camisas para sus hermanos y a coser vestidos para su madre, tías y amigas.

– Desde muy joven, aprendí sobre técnica y detalles, especialmente de las costureras mayores. Gracias a este conocimiento, me he convertido en el sastre que soy hoy.

En Antofagasta, su ciudad natal en el norte de Chile, Espinoza ya era una celebridad local. Había aparecido en un programa de televisión sobre diseño de ropa en los años 80 y, en el apogeo de su carrera, era dueño de cinco tiendas de ropa.

– Se podría decir que estoy un poquito acostumbrado a la atención que recibo por estar en la televisión.

Roberto junto a los participantes del popular programa Symesterskapet. Foto: NRK.

Viaje a noruega

Espinoza vivió primero en Bergen, luego en Oslo durante el tiempo que trabajó como sastre y diseñador.

– Para mí, aprender noruego se convirtió en un desafío. Las tiendas de ropa en las que trabajé tenían en su mayoría ecuatorianos como empleados, por lo que hablé casi exclusivamente español durante los primeros siete años que viví aquí. Cuando me mudé a Oslo y debía atender clientes, tuve que aprender más el idioma. Pero es un desafío, especialmente si vienes a un nuevo país como adulto.

La profesión de sastre sobre el hielo

En 2008, debido a la crisis financiera, Espinoza tuvo que suspender sus labores como de diseñador de ropa.

– La tienda de ropa en la que trabajaba, primero, tuvo que cerrar parcialmente y, finalmente, no pudieron pagarnos los salarios. Me despidieron y NAV sugirió que considerara la posibilidad de tomar un curso de cuidados de enfermería. Completé el curso y me mudé a Moss, donde conseguí un trabajo.

Mientras tanto, el chileno-noruego intentó volver a arrancar en Grünerløkka en 2014.

– Todavía tenía mucha ropa y herramientas de trabajo en la antigua tienda y en el sótano de la casa en Moss. Mi conviviente y yo intentamos montar un pequeño taller en Oslo que, al final, tuvimos que abandonar. El precio del alquiler era demasiado alto y era demasiado estresante combinar el negocio propio con un trabajo en un hogar de ancianos.

Roberto durante la transmisión de un programa por nuestra emisora. Foto: Radio Lain-Amerika.

Lo inscribió su conviviente

Espinoza ha seguido usando sus habilidades de sastrería en su tiempo libre. A principios de 2020, fue llamado por una productora afiliada a NRK.

– Me dijeron que había entrado en la ronda de selección para un próximo programa entre varios cientos de candidatos. Apenas creí lo que escuché. Finalmente resultó que mi conviviente me había inscrito sin mi conocimiento. Afortunadamente, me convenció. Pensó que yo era lo suficientemente bueno como sastre para poder mostrarme en la televisión.

De visita en Radio Latin-Amerika, Roberto junto a sus amigos. Foto: Radio Latin-Amerika.

Estresante pero gratificante

Espinoza tuvo que pasar por una audición y una prueba psicológica antes de ser evaluado más a fondo. Un par de meses después, le dijeron que había sido seleccionado como uno de los últimos 12 para el Symesterskapet (campeonato de costura) de NRK.

– El rodaje tuvo lugar durante el otoño de 2020 en Bærum y Oslo debido a la situación de la pandemia. Las versiones anteriores del campeonato de costura se han filmado en Bergen.

Para él, la participación fue estresante, pero gratificante.

– Durante las grabaciones, fue un desafío luchar con mi salud, por lo que era importante tener una actitud fuerte y profesional. Participar en el campeonato de costura ha sido una de las cosas más educativas que he hecho. Nunca había cosido un vestido en cinco horas y mientras me filmaban desde todos los ángulos posibles.

Diferentes estilos

Interactuar con varios sastres, costureras y diseñadores de ropa fue una experiencia importante para el chileno-noruego.

Roberto Espinoza. Foto: Radio Latin-Amerika.

– Los participantes de este año son personas con estilos únicos y diferentes. Uno de los participantes era particularmente bueno con las camisas, mientras que otro del norte de Noruega tenía una experiencia especial en trajes típicos (tradicionales). Yo soy más del tipo creativo y loco, al que le gusta mezclar formas.

Para Espinoza, los 12 participantes son ganadores.

– Estoy muy feliz de haber participado en el campeonato de costura. Algo estresante, pero principalmente muy divertido. También hemos recibido un buen apoyo de NRK y de la productora. Además, es agradable que te reconozcan en la calle.

Fuente: Utrop, Claudio Castello.

Traducido por Yanina López