Noruega: nicaragüenses en el exilio conforman grupo de solidaridad

Escrito por Solange Saballos
Publicado el

Emerge el Nicaragua gruppa LAG-Oslo, brazo de Los Comités Noruegos de Solidaridad con América Latina (Latin-Amerika gruppe i Oslo – LAG) conformado por nicaragüenses y noruegos que se oponen al régimen Ortega-Murillo.

Las luces rojizas se ciernen sobre los cabellos canos de varios señores noruegos. En su juventud creyeron en los ideales de la segunda revolución socialista de América Latina. Reunidos en una de las salas de la Casa Cultural en Oslo, escuchan con atención las denuncias del periodista Carlos Fernando Chamorro, el dolor del exilio en voz de Katia Cardenal, acompañada por los acordes de Nina Cardenal, el discurso de Marcela Prado, asilada política en Noruega. Y la utopía que los empujó a dejar los fiordos para ayudar a un pueblo valeroso se desvanece frente a sus ojos incrédulos, aún soñadores.

Reunión abierta acerca de la situación en Nicaragua realizada en Kulturhuset, Oslo el pasado 8 de noviembre. Foto: Solange Saballos.

Este lunes 8 de noviembre se llevó a cabo el seminario “Reunión abierta acerca de Nicaragua”, en el cual se discutió acerca del actual panorama político de Nicaragua fue realizado en la Casa Cultural (Kulturhuset) en Oslo, capital de Noruega, un día después de las elecciones presidenciales en Nicaragua que otorgaron a los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo un nuevo periodo de mandato que no ha sido reconocido como legítimo por varios países. El evento se desarrolló en inglés y fue organizado por Nicaragua gruppa LAG-Oslo, rama recientemente fundada del Comité Noruego de Solidaridad con América Latina (LAG) y el Fondo de Ayuda Internacional para Estudiantes y Académicos (SAIH).

El periodista nicaraguense Carlos Fernando Chamorro estuvo presente de manera virtual. Foto: Solange Saballos.

Contó con la participación en línea del periodista Carlos Fernando Chamorro, quien sostuvo un conversatorio sobre el devenir de la revolución sandinista y la crisis sociopolítica actual con los doctores Mariel Aquilar Støen, profesora del Centro de Desarrollo y Medio Ambiente de la Universidad de Oslo, y Axel Borchgrevink, profesor de Estudios Internacionales de la universidad OsloMet.

También estuvo presente la cantautora Katia Cardenal, quien se exilió a Noruega con sus hijos debido a la persecución política del régimen Ortega-Murillo. Junto a su hija, la guitarrista Nina Cardenal, interpretaron Canción del fuego, Contracorriente y Allá. “Es súper triste para mi generación ver cómo el sueño revolucionario de los jóvenes de los 80s se truncó de esta manera”, expresó la reconocida cantautora.

Marcela Prado, ingeniera en sistemas y asilada política, emitió un discurso y se expresó sobre la situación de los solicitantes de asilo en Noruega.

La destacada cantautora Katia Cardenal junto a su hija Nina Cardenal se presentaron en el escenario de Kulturhuset. Foto: Solange Saballos.

Enlace de video en vivo, aquí.

Latin-Amerika gruppene i Norge (LAG): de apoyar la revolución a rechazar el sandinismo

La oenegé Comité Noruego de Solidaridad con América Latina (Latin-Amerika Gruppe, LAG por sus siglas en noruego) surgió a raíz del golpe de estado contra el presidente chileno Salvador Allende en la década de 1970s. Posteriormente se vinculó con movimientos sociales de izquierda en el continente.

“LAG es el paraguas de nuestro grupo y de otros grupos en Oslo y también fuera de Oslo. Hay grupos en toda Noruega, y juntos formamos el grupo Latin-Amerika. Han viajado muchos jóvenes a trabajar en brigadas en Nicaragua, y también se estableció una embajada que funcionó durante muchos años, pero que se ha desmantelado por razones obvias”, indicó Evelyn Hoen, una de las coordinadoras de Nicaragua gruppa.

Extraoficialmente se conocían las tensiones internas en LAG respecto a Nicaragua: unos consideran que se trata de otra de las tantas intervenciones de Estados Unidos en América Latina, mientras que otros reconocen que la segunda revolución socialista del continente se ha visto traicionada por las acciones del régimen Ortega-Murillo. Se debatía acerca de si abordar o no la situación de Nicaragua desde la perspectiva de los ciudadanos, y no desde las simpatías por el sandinismo.

LAG apoyaba el discurso de que existía un ataque imperialista contra gobiernos “democráticos” de izquierda en América Latina. Foto: archivo.

Respecto a este debate Prado comentó: “Me di cuenta de que ellos en un inicio quisieron, pero había oposición de pensamiento, y había muchas discusiones, y creo que no continuaron. Pero luego surgió un pequeño grupo (Nicaragua gruppa), y caí yo”.

Marcela Prado detalló que los nicaragüenses que forman parte de este grupo son “diez asilados, dos personas que tienen negativa y están ahorita en proceso de reconsideración por medio de la Organización Noruega para Solicitantes de Asilo (NOAS). Tengo entendido que hay otras dos personas que están en el proceso, pero desconozco su información”.

Marcela Prado. Foto: Solange Saballos.

El Nicaragua gruppa LAG i Oslo, comenzó a tener presencia pública en redes sociales a partir de octubre 2021. Este fue su primer evento: “Lo que nuestro grupo quiere es llevar la atención a lo que ocurre en Nicaragua, las violaciones contra los derechos humanos y también toda la gente que ha sido muerta, que están en cárcel. Obviamente ahora no hay una democracia en Nicaragua. Queremos trabajar en restablecer la democracia en Nicaragua”, manifestó Hoen.

Sala repleta en Kulturhuset: En Noruega hay gran interés por conocer la situación que se vive en Nicaragua. Foto Solange Saballos.

Situación de solicitantes de asilo es difícil en Noruega

Marcela Prado, expresó que varias solicitudes de asilo realizadas por nicaragüenses habían sido rechazadas por Noruega, a pesar de que han sido pocas: “Con el gobierno anterior (Partido Derecha) tuvimos muchas negativas. Una de las respuestas que ellos daban es que teníamos que ser figuras públicas o tener un perfil alto para poder correr un riesgo en Nicaragua”, dijo Prado. Estas incongruencias han sido ventiladas públicamente en medios de comunicación nicaragüenses, como los casos de la estudiante Michelle Quezada y la ingeniera Silvia Herrera, a quienes Noruega estuvo negando el asilo político por no ser “figuras públicas”.

“Soy una joven más en el exilio, una estudiante más que tuvo que dejar Nicaragua forzadamente. Me exilié en Noruega a finales noviembre del 2019 después de más de un año de soportar el hostigamiento y las amenazas de los paramilitares de Carazo”, relató Michelle en una entrevista con nuestra emisora realizada en marzo de este año. Foto: Radio Latin-Amerika.

Según los reportes anuales de la Dirección de Inmigración (UDI) se han registrado un total de 40 solicitudes de asilo político por parte de nicaragüenses entre 2018 y 2021. Actualmente Noruega ha negado asilo político a 34 nicaragüenses.

Cabe destacar que según informes realizados por Landinfo, organismo noruego que se encarga de proveer informes sobre inmigración en este país, “las personas que participan en las manifestaciones corren un gran riesgo y que las autoridades vigilan quién participa en las protestas e intervienen contra ellas”. Esta aseveración fue publicada en su reporte de marzo 2019.

En un tercer informe sobre Nicaragua, fechado en septiembre 2019, Landinfo reafirmó: “Incluso personas sin ningún perfil social o político particular han sido detenidas en 2020 debido a participación en las manifestaciones de 2018, según Tiziano Breda (analista del International Crisis Group). Varios de los arrestados en 2019 y 2020 han sido personas comunes”.

Michelle, joven estudiante nicaraguense refugiada en Noruega participó - en plena pandemia - en el Homenaje al Día Internacional de la Mujer en Youngstorget, Oslo para exigir la libertad de los presos políticos en su país. Foto: Radio Latin-Amerika.

Aunque el Partido Laborista (Arbeiderpartiet), el cual recientemente ganó las elecciones noruegas, manifestó que agilizaría los procesos de asilo durante su campaña política, Prado califica la situación como “incierta”.

Noruega expresa “preocupación” después de elecciones en Nicaragua

El Ministerio de Asuntos Extranjeros noruego indicó en una publicación en Twitter que estas elecciones eran “motivo de preocupación. Las violaciones de los derechos humanos y la represión de la sociedad civil no pueden ser toleradas. Tras los arrestos de políticos opositores, las elecciones no pueden considerarse justas ni democráticas”.