Cubanos atrapados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia: "Nos sentimos engañados"

Publicado el

En la frontera entre Bielorrusia y Polonia no solo hay kurdos iraquíes, sirios o afganos. Un grupo de emigrantes cubanos también se ha encontrado atrapado en el punto más caliente de Europa. Son siete, todos hombres y han llegado este lugar a través de Rusia, uno de los pocos países para los que no necesitan visado.

Afirman que les engañaron diciendo que era fácil llegar a Alemania por esa vía, hasta que descubrieron la realidad.

"Es muy difícil cruzar la frontera de Polonia. Y una vez que la cruzas, por el otro lado te cogen y te tiran para enmedio. Y te están peloteando. Yo sufrí mucho. Estuve cuatro días sin comer. Ya mi vida como que se me acabó", se lamenta uno de ellos.

Ver video de Euronews:

"Nos sentimos engañados -añade otro-. Y ahora aquí estamos a ver qué sucede con la inmigración a ver si Europa nos da el asilo político".

Los siete cubanos son una minoría entre los miles de migrantes que se encuentran en esta situación, sin saber si el régimen bielorruso de Alexander Lukashenko piensa seguir utilizándolos como arma de presión ante la Unión Europea o si serán devueltos a sus países de origen.

En las redes sociales circulan imágenes y videos de este grupo de cubanos, atrapados entre la frontera de Polonia y Bielorrusia que viven la terrible tragedia humanitaria junto a miles de refugiados en ese frío lugar.

Según un video que circula en redes sociales, los cubanos han denunciado una serie de maltratos por parte de las autoridades bielorrusas, quienes los han golpeado y les lanzaron perros.

"Estamos botados en los bosques de Bielorrusia. Nos enviaron desde Polonia porque nos metieron presos y nos trajeron para este lugar. Aquí nos hicieron entrar a golpes y nos encontramos pasando tremendo frío. Hemos estado siete días sin comer. Aquí estamos botados, hasta ha llovido por favor, necesitamos ayuda", declaró uno de ellos, que es oriundo de Matanzas.

La madre de otro de los jóvenes dijo que su hijo intentó emigrar a Estados Unidos a través de Rusia, pero que ahora está detenido en la frontera de Kuznica, donde hay una grave crísis migratoria.

"Los tienen presos y los maltratan. Llevan siete días sin comer y a la intemperie con temperaturas bajo 0", señaló esta madre y añadió que cuando los regresaron de Polonia les dieron golpes y les echaron los perros.

Polonia: aumentan la tensión y el caos en la frontera con Bielorrusia

La crisis migratoria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia está llegando a su punto álgido. En Polonia, el debate se centra en el peligro para la frontera exterior de la UE.

Es como un déjà vu. Las imágenes que los polacos solo conocían de otros países llegan ahora por primera vez desde su propia frontera. Las imágenes difundidas por la Policía polaca en las redes sociales muestran tiendas de campaña de migrantes procedentes de Bielorrusia. Frente a ellos, policías polacos con cascos y escudos protectores. Todo ello acompañado del sonido de los helicópteros en medio de unos bosques que, por lo demás, son pacíficos y silenciosos. Es uno de los muchos videos que han publicado las autoridades polacas estos días y que circulan por la red.

El Estado polaco controla lo que el mundo ve desde el lado polaco de la frontera con Bielorrusia. Desde hace semanas, la franja fronteriza de tres kilómetros de ancho está vedada a los periodistas. Ningún reportero ha podido hacerse una idea de la situación desde septiembre. Está prohibido filmar las instalaciones fronterizas. Lo que queda es esperar las próximas imágenes oficiales. Su tono ha cambiado significativamente en los últimos días: las familias con niños, que deben permanecer viviendo a la intemperie, apenas se ven ahora. Ahora predominan hombres jóvenes y revoltosos, imágenes que no inspiran simpatía.

Sin solución a la vista

"No prevemos ningún cierre de fronteras por el momento", declaró el martes a los periodistas el líder del grupo parlamentario del partido de derecha polaco Ley y Justicia (PiS), Ryszard Terlecki. "Las sanciones que incluyen un cierre total de la frontera también afectarían gravemente al transporte de mercancías polaco y europeo", dijo Terlecki. Debemos actuar con "sensatez" en este punto, advirtió.

En la creciente crisis migratoria en la frontera con Bielorrusia, actualmente no hay solución a la vista: Polonia y, por tanto, también la UE se dirigen a un invierno potencialmente mortal para muchas personas, ya que las temperaturas de dos dígitos bajo cero y la gran cantidad de nieve no son infrecuentes en el noreste polaco. Al déjà vu de una crisis migratoria que ya se ha vivido antes podrían seguirle imágenes que no se veían desde la crisis migratoria en Europa en 2015.

(Euronews, DW)